CulturaEntretenimiento

A sus 88 años, el Ateneo de Caracas sigue resistiendo

Un espacio para la creación, la concordia y la confrontación en el campo de las artes y del pensamiento. Con ese propósito, el 8 de agosto de 1931, un grupo de mujeres dirigido por la compositora María Luisa Escobar fundó en la planta alta de una casa ubicada entre las esquinas Marrón a Cují, el espacio que más adelante sería considerado como la “República de los intelectuales”: el Ateneo de Caracas.

Surgió en el marco de un contexto país en el que escritores y artistas trabajaban aisladamente y a la sombra de la dictadura de Juan Vicente Gómez. A medida que la institución fue creando más proyectos para promover la cultura en la sociedad capitalina, se fue haciendo necesario encontrar sedes más acordes. Así vinieron espacios como la casa natal de Andrés Bello, una mansión en la Plaza Morelos y el histórico edificio ubicado en el Circuito de los Museos, donde el Ateneo funcionó durante 55 años, hasta que en 2009 fue desalojado para que la construcción fuera el espacio de la Universidad Nacional Experimental de las Artes.

Hoy, a 88 años de fundado, el centro cultural más longevo de Caracas, hacedor de importantes escenarios icónicos de la ciudad como la Feria del Ateneo, funciona en la Quinta La Colina, de la avenida La Salle.

Desde allí ha tenido que adaptar su agenda para seguir remando contra una marea que cada día es más alta: al principio la actividad del centro cultural incluía los miércoles de stand-up comedy; los jueves de lecturas dramatizadas, tertulias, foros, encuentros literarios y jammings poéticos; los viernes musicales, y domingos familiares, con actividades al aire libre.

Pero según explica su actual directora, Vilma Ramia, a El Pitazo, esa programación se vio golpeada por la hiperinflación económica y los sucesivos aumentos de sueldo decretados por el Ejecutivo nacional. De la nómina de, al menos, catorce personas que requiere para funcionar, trabaja actualmente solo con cinco.

El subsidio que recibía por parte del Ministerio de Cultura le fue quitado durante la gestión de Francisco de Asís “Farruco” Sesto como ministro; luego, justo después de la designación de Héctor Rodríguez como gobernador de Miranda, no pudo continuar realizando su acostumbra Feria del Ateneo. Esto, sumado a la agresiva situación económica, le ha llevado a ofrecer una programación basada, principalmente, en la oferta de talleres formativos. Los hay de canto, actuación, dramaturgia y asistencia de dirección, entre otros.

Sin embargo, y aunque este sea un capítulo oscuro en su historia, el Ateneo de Caracas sigue resistiendo las pruebas, y mantiene la esperanza de seguir siendo la “República de los intelectuales”. Así le bautizaron en sus comienzos. Ese sigue siendo su norte.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar