Entretenimiento

Abreu: La Teresa Carreño es la expresión de un Sistema que la trasciende

La gira de la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela por Bonn, Viena, Berlín, Ámsterdam, Madrid y Londres no sólo significó un triunfo para los venezolanos sino el afianzamiento de proyectos de cooperación cultural y de multiplicación de El Sistema

La Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela finalizó este jueves su primera gira internacional con un segundo concierto en el Royal Festival Hall de Londres. Los 160 músicos y su director, el joven- de 26 años- Christian Vásquez, regresan a Venezuela después de una cosecha de éxitos en Bonn, Viena, Berlín, Ámsterdam, Madrid y Londres. Una nueva generación del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela,  adscrito a la Vicepresidencia de la República Bolivariana de Venezuela dejó su huella en Europa.

Los venezolanos, que conforman una generación intermedia entre la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar y la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela, tocaron en escenarios anhelados y de importante trayectoria como el Beethovenhalle del Festival Beethoven de Bonn, el Konzerthaus de Viena, el Teatro de la Filarmónica de Berlín, donde además fueron dirigidos por el propio Sir Simon Rattle, el Concertgebouw de Ámsterdam, una de las tres salas de conciertos más importantes del mundo; el Auditorio Nacional de la Música de Madrid y el Royal Festival Hall de Londres.

Los venezolanos lograron largos minutos de ovaciones en todos los escenarios y protagonizaron las páginas de cultura de medios como The Guardian, The London Times, El País, Die Welt, entre otros, The Guardian y The London Times que le concedieron cinco estrellas en sus críticas. «Los golpes del Destino al inicio de la Quinta de Beethoven casi no dejan espacio para el aliento. Pero entonces, bajo la batuta Christian Vásquez, fuimos testigos de una ejecución como pocas se han escuchado en esta sala por muchos años. En parte por el obvio tamaño de la orquesta, y en parte, sospecho, por el deseo de extraer de cada uno de los ejecutantes el máximo de su fuerza muscular y nerviosa energía, los tempos fueron, para lo que se acostumbra, inusualmente lentos, amplios y majestuosos», señaló la crítica del diario The Times.

«El éxito de la gira significa que la Teresa Carreño es la expresión de un Sistema que la trasciende, de que hay un sistema que, independiente de una u otra orquesta, aporta resultados brillantes en cualquiera de sus manifestaciones. Esta orquesta puede hacer repertorio de alto nivel, a la par de la Bolívar, por ejemplo, y eso confirma al Sistema en sus fundamentos técnicos, en la calidad de la enseñanza (…) demostró que el Sistema es una gran praxis «, señaló José Antonio Abreu.
«Estamos muy contentos del impacto de la orquesta. Estamos felices porque  se reconoce que el nivel de la orquesta no tiene relación con su edad. No se ha dicho que son buenos porque son jóvenes sino porque son buenos, agregó el maestro Abreu quien fue aplaudido no sólo en los conciertos, sino en un simposio celebrado ayer y en el que cinco fundadores de programas, inspirados en El Sistema, se dispusieron a hablar de la experiencia en cada uno de sus países. Esto, un día después de que los músicos adolescentes del la SJTCV tocaran junto a niños de10 años  menos pertenecientes al programa In Harmony.

Brandon Le Page, director de In Harmony, que junto a The Bride Project, replica El Sistema en Londres señaló: «Aunque el contexto venezolano y el contexto de Reino Unido es distinto, encontramos en El Sistema una fuente inspiradora para fortalecer los valores de los seres humanos (…) Nosotros encontramos en el este método de hacer música juntos y desde edades tempranas una forma de fortalecer el espíritu de convivencia entre los seres humanos».  

A la par de los conciertos, el maestro José Antonio Abreu suscribió acuerdos de cooperación en diversas áreas. Por ejemplo, apenas llegue a Venezuela trabajará en un proyecto que acariciaba desde hace un tiempo y que ahora, con el apoyo del principado de Holanda, se podrá hacer realidad: la creación de El Sistema en Bonaire, Aruba y Curazao para fortalecer este proyecto artístico social en el Caribe.

Uno de los grandes proyectos trazados a partir de esta gira es la creación de los Niños Cantores y para eso se contará con el apoyo del director de los Niños Cantores de Viena, Gerald Wirth.

«Los acuerdos de cooperación con estos países han sido un logro cabal como las amistades institucionales que se han logrado con orquestas muy célebres como la del Concertgebouw de Ámsterdam, segunda orquesta de Europa, la Filarmónica de Berlín, que reafirmó su nexo con Venezuela al ratificar acuerdo de patronazgo académico que ha sostenido con nuestro país desde hace algunos años. En esta ocasión, la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela estuvo dirigida por Simon Rattle lo cual fue una consagración memorable porque se trata del director de la primera orquesta del mundo», señaló Abreu, quien en medio de la gira fue honrado con el Premio de la Paz de Seúl, que se entregará a finales de este mes.

En relación al último concierto de la orquesta, los músicos londinenses destacaron no sólo la energía de la orquesta sino la facultad de Vásquez de llevarla por diversos senderos interpretativos y la capacidad de la orquesta por dejarse llevar.

El maestro Abreu hizo énfasis en que los nuevos directores que se forman en El Sistema desarrollan su propia personalidad y técnica estilística. «La técnica de Christian es distinta a la de Gustavo (Dudamel) o Diego (Matheuz), por ejemplo. Hemos hecho énfasis en esto porque el director que no logra desarrollar su propio mensaje no puede ser director. Damos amplio margen para que desarrolle sus propios sentimientos y su propio mensaje. Los directores jóvenes venezolanos han sabido introducirse en  la severa disciplina de la dirección y han sabido conciliar su expresividad, su mensaje y su estilo con las pautas universales de la dirección”, destacó Abreu.

“Hoy la crítica se refiere a Christian como un director joven sensacional y él no está graduado en el Conservatorio de Paris o en el Royal College, él ha hecho su propia raíz encontrándose a sí mismo y haciendo su propia carrera desde Venezuela. En el caso de Gustavo fue así desde el principio: el director latinoamericano se distingue del europeo por su temperamento que lo induce a impulsar el sonido grande en la orquesta que no llega a la estridencia», señaló Abreu.

Anoche, jueves 14 de octubre, el concierto, que en su primera parte estuvo protagonizado por repertorio iberoamericano y culminó con la Quinta Sinfonía de Tchaikovsky, terminó no sólo con minutos de aplausos sino con un festival de sonrisas que no se pueden contar pero que se multiplicaron a la salida mientras una joven venezolana, Luz Urdaneta, decía: «Por un momento olvidé que en Londres», mientras la orquesta terminaba en un abrazo colectivo de sus integrantes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba