EntretenimientoEspectáculos

Adiós, Edwin Hawkins: Murió el compositor de «Oh Happy Day»

Por: Revista Interludio

Instagram: @revistainterludio / Twitter: @interludiorm

Hablar de música góspel sin pensar en “Oh Happy Day” es como decir «Venezuela» y no imaginarse una arepa. Bueno, quizá la comparación es un poco exagerada, pero la verdad es que el común denominador de las personas (cristianas o no) han escuchado al menos una vez en su vida este famoso himno. El pasado lunes, su compositor, Edwin Hawkins, falleció a la edad de 74 años en su casa de California (Estados Unidos), producto de un cáncer de páncreas.

Pocas veces en la historia, la música cristiana ha logrado hacerse popular entre aquellos que no siguen a Jesús. En el caso particular del góspel, la cosa suele limitarse a sentir admiración por las voces, sus registros y los melismas. Sin embargo, “Oh Happy Day” es uno de esos coros que se conocen en todo el mundo, y Hawkins fue quien recibió la inspiración divina para escribir esta hermosa canción, que describe la alegría de una persona al recordar ese día en que Jesús lavó sus pecados.

A este músico estadounidense se le considera —junto con Andrae Crouch y James Cleveland— uno de los fundadores de la música góspel moderna, gracias a sus arreglos fusionados con soul contemporáneo, lo que le permitió acercar el género a todo tipo de personas.

En 1967, Hawkins fundó el Coro Juvenil del Norte del Estado de California, y un año después, la agrupación grabó su primer LP, integrado por ocho canciones, entre las que estaba “Oh Happy Day”. El disco, titulado “Let us go into the House of the Lord”, llegó a manos de Tom Donahue, un locutor de San Francisco que promovía la free form, un tipo de radio que difundía todo tipo de música.

Cuando el presentador colocó la canción, los oyentes reaccionaron positivamente. Rápidamente, el tema comenzó a sonar en otras emisoras californianas, convirtiéndose en el preferido de los radioescuchas. Esto hizo que el single fuera escuchado por el sello neoyorquino Buddah Records, que en 1969 firmó a los Edwin Hawkins Singers como artistas exclusivos, llevando a “Oh Happy Day” a la proyección internacional que conocemos hoy en día.

De esta manera, el compositor llegó a lanzar decenas de álbumes, llegando incluso a ganar cuatro premios Grammy. En 2007 fue incluido en el Salón de la Fama de la Música Cristiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba