Entretenimiento

Aronofsky: Noé ha sido el santo patrón de mi vida creativa

EFE – Cuando tenía 13 años, Darren Aronofsky ganó un concurso literario con un poema dedicado al bíblico Noé, y cuando a mediados de los noventa escribió una lista con las diez películas que quería rodar en su carrera, «Noé», era una de ellas.

Así que en el momento en que los estudios de Hollywood le abrieron las puertas para rodar su primera producción de gran presupuesto, tras el éxito de «Black Swan», que recaudó más de 330 millones de dólares, lo tuvo claro. «Para mi Noé ha sido una especie de santo patrón de mi vida creativa», afirma, y «una de las historias más grandes de todos los tiempos».

Aunque en la Biblia el episodio del diluvio universal ocupa apenas unos párrafos y Noé ni siquiera pronuncia una palabra, Aronofsky ha construido más de dos horas de película que podría encajar en ese subgénero apocalíptico tan en boga, eso sí, con una buena dosis de dramatismo, que por momentos le lleva a convertir al viejo profeta (Russel Crowe) en un auténtico fanático religioso.

«En el Génesis, la historia comienza con el Creador muy enfadado, y con ansia de hacer justicia -mediante el diluvio- y después se mueve hacia la misericordia. Lo que queríamos era trasladar esa evolución al personaje de Noé», explicó el director a Efe durante la promoción en Madrid.

El imprevisible director de cintas tan diferentes como «Requiem for a Dream» o «The Wrestler» insiste en que la historia elegida para su sexto trabajo es universal, «como el patrimonio de la UNESCO», y que «no sólo pertenece a la gente religiosa».

La insistencia viene a cuento por la polémica suscitada en algunos países musulmanes, en los que se ha prohibido su difusión por considerar que contraviene los principios del Islam, en particular por la representación física de un profeta.

Jennifer Connelly, que vuelve a coincidir con Crowe después de «A Wondefull Mind» -con la que se llevó un Óscar como mejor actriz secundaria-, le apoya en esa argumentación.

«Los temas de la Biblia hablan a todo el mundo, son atemporales y universales», subraya la actriz. «La controversia alrededor de la película ha sido generada por gente que aún no la ha visto, hay mucha especulación, pero cuando la vean comprobarán que es bastante fiel al espíritu de la historia bíblica», declara.

Se nota, eso sí, cierto nerviosismo al hablar de la cuestión. Connelly ha llegado a interrumpir la sesión de entrevistas para consultar con el director y dar una visión consensuada del tema.

No es ese el único dolor de cabeza al que se ha tenido que enfrentar Aronofsky, que con una producción de 160 millones de dólares, ha tenido sus más y sus menos con el estudio a la hora de dar por bueno el montaje final.

«La cuestión es que al final hemos logrado una versión con la que me identifico plenamente, es la película que quería hacer, y estoy emocionado con la idea de que la gente empieza a verla y a hablar de ella».

«En última instancia es una película muy entretenida para familias, pero también para tener una conversación después. Uno siempre quiere sacar temas que creen debate, e intentar hacer algo nuevo y diferente siempre va a ser un reto», señala.

A la pregunta de si repetiría la experiencia con una película con vocación comercial y gran presupuesto, responde de forma ambigua. «Ni idea de lo que haré luego, creo que voy a tomarme un descanso y ver qué ocurre. Mis planes de futuro son estrenar la película, irme de vacaciones y dormir».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba