Entretenimiento

Beethoven: El genio indomable

(%=Image(2080570,»C»)%)
En este año 2007 se cumplen 180 años de la muerte de Ludwig van Beethoven, músico alemán archi conocido y que, aparte de su magistral y extensa obra musical, pasó a la historia como un genio indomable. Veamos por qué.

Nacimiento e Infancia
Nació el 16 de diciembre de 1770 en Bonn (Alemania) de padre cantor y madre que estaba empleada como criada, aparte de atender su propio hogar. Desde pequeño, Beethoven mostró inclinaciones por la música y su padre –entegado a la bebida- vio en el pequeño Ludwig la posibilidad de salir de la miseria y lo obligó a estudiar piano y violín desde los cuatro años de una manera exagerada. Tanto aprendió – y bien que lo hizo- que a los 11 años se empleó como músico en el teatro de Bonn y a los 13 ya era un excelente organista.

Pero tanto encierro y estudio en su infancia le traerían una amargura total en su juventud: cuando contaba con 17 años de edad muere su madre a quien le escribe para entonces unas líneas memorables que titula: ”mi mejor amiga”.

Tras esta pérdida irreparable, se ve frente aun hogar en seria situación con un padre alcoholizado y con la responsabilidad de mantener a sus dos hermanos menores Karl y Johann. Ya de aquí viene el adjetivo de indomable –porque el de genio es por la música- que siempre ante la adversidad y contracorriente., Beethoven saca fuerzas y temple para encarar la adversidad y los tragos amargos de la vida.

Viena lo espera
Para esa época, Viena era considerada la capital musical d Europa y el Mundo y su aristocracia la más exquisita de entonces. El príncipe Lichnowsky comprueba el talento artístico de Beethoven y se convierte en su primer mentor oficial, acogiéndolo en su casa y le permite escribir, crear y ensayar nuevas obras sin la premura de lo económico acechándole. Pero su espíritu espontáneo, natural y más bien tímido no lo hicieron acomodarse nunca muy bien con ese mundo refinado y de protocolo de la aristocracia, por lo que no la llevó muy bien y le provocó serios trastornos de convivencia. Pero su gran drama estaba por llegar. Poco era lo que había sufrido hasta entonces ante lo que se le avecinaba y por lo que pasaría a la historia como más grande aun: la sordera.

Comienza el drama, pero no se rinde
Tenía apenas 26 años cuando la sordera lo sorprende con sus primeros síntomas agudos. Un constante zumbido lo acorrala y trunca su hasta ahora brillante carrera de concertista y lo hace apartar del mundo. Beethoven no quería que se percataran de su padecimiento y por ende se aísla de todos y de todo. Nadie comprendía ese brusco cambio y actitud, provocando que se dijera de él a vox populi: “Beethoven está loco”.

Pero él estaba acostumbrado a luchar y padecer desde niño. Esto era duro pero no se rindió y fue cuando compuso la sonata “Patética” ante los inicios de su sordera. Al año siguiente, sorprende con la “primera Sinfonía”, una alegoría a lo alegre y jovial de su espíritu. Alternando épocas de fe y esperanza y tristeza y depresión, compone sus famosos cuartetos para cuerdas y conciertos para piano, todos magistralmente llevados en su cabeza, con lo cual se explica cómo un músico compone sin poder oír.

Sus amores y una época feliz
No todo fue gris en Beethoven ante la sordera. Conoce a la aristócrata Therese de Brunsvik y el amor parece sonreírle. Es allí cuando compone la inmortal sonata “Claro de Luna” y la “Cuarta Sinfonía” y esboza importantes piezas musicales. Pero de nuevo el cielo se oscurece y la diferencia de clases sociales rompe el hechizo de Therese y Ludwig, casándose esta con un noble y quedando solo de nuevo Beethoven, con aun más amargura y tristeza en su corazón. Ante la adversidad, compone la famosa e inigualable “Novena Sinfonía” (Canto a la Alegría) y estrena en mayo de 1824 la colosal “Misa en Re” con un éxito grandioso pero que no le reportó beneficio económico alguno.

Termina sus días pobre, enfermo y solo; un genio de la música que compuso 32 sonatas, 17 cuartetos, 9 sinfonías y la ópera “Fidelio”, aparte de varios conciertos y música religiosa y de cámara. Sin duda alguna, el gran Beethoven fue y es considerado… “un genio indomable”.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar