Entretenimiento

Berlinale 2009 día 3: Latinoamérica se presenta por la puerta grande con la coproducción uruguaya-argentina “Gigante”

Competición en su tercera jornada

El amor es realmente lo único que puede sacar al grandulón nocturno Jara (el actor Horacio Camandule) , vigilante de un inmenso supermercado de la rutina, de la incomunicación y de la soledad. De noche frente a las cámaras del circuito cerrado de tv , observa el comportamiento de las empleadas que limpian, de los carniceros que cortan la carne, de los panaderos que hacen el pan para el día siguiente. Y, de repente, por azar, descubre a una de las empleadas.

(%=Image(9063735,»C»)%)

Se aficiona por ella, la persigue a todos lados, la observa en close-ups una y otra vez desde su cabina obscura. Y en ello, su vida va adquiriendo un sentido nuevo. Quizás incluso pueda compartir el hard rock metallica que ambos escuchan, la playa sucia de Montevideo. Lo único es que él siendo gordo, grandulón y de pocas palabras, no sabe si podrá tener suerte y que ella, pueda fijarse en él. Tendrá que acercársele de alguna manera. Una mañana le deja un pequeño cactus en el pasillo del supermercado y observa como lo toma. Observa su cara sonriente y él también sonríe con ella. Despedidos los dos del supermercado al final de la película, será el momento en donde el pueda vencer el obstáculo de mostrarse con su cuerpo, su personalidad y sus gustos, y pueda conversar con ella, a la orilla de la playa. Se trata de “Gigante” coproducción argentino-uruguaya y dirigida por el director debutante argentino Adrián Biniéz.

Esta, nuestra “Gigante” latinoamericana, nos recuerda a dos películas disimiles. La primera “La vida de los otros” del alemán Henckel von Donnersmarck y la “Ventana indiscreta” de Hitchcock. A través del protagonista y de sus expresiones faciales podemos sentir y entender todo lo que le pasa al personaje narrador, aunque ni él, ni ella tengan el más mínimo diálogo durante los 84 minutos de la película. Es la promesa y la esperanza de diálogo lo que deja el director al espectador en la última escena en la playa.

La segunda película del día fue ‘Mammoth’, de Lukas Moodysson , protagonizada por Gabriel García Gael. Una película que muestra el vacío exsistencial de sus personajes y la incoherencia temática entre lo que es la vocación profesional y el ejercicio de la misma. A media, tal como en “Litte Soldat” queda la temática de la inmigración de mujeres pobre, en este caso de Filipinas, para el norte, en este caso NY, y asi poder alimentar, pagar salud y educación a sus hijos. En nada queda esta problemática de la injusticia entre norte y sur, más que la mala conciencia de Gabriel García Gael extraviado en su existencia y en su conciencia política entre China y Tailandia y su esposa (la actriz Michelle Williams), como médico quirúrgico que no puede salvarle la vida a un nino que bien poodría ser el suyo.

Y, cerrando el dia, tuvimos a la experimental ‘Rage’, de la también actriz y directora Sally Potter. Diversos personajes se posan durante 90 minutos frente a la cámara, hablándole a un tal Michelangelo. Entre ellos, la actriz Judi Dench, Jude Law, hermosísimo transvestista y Steve Buscemi, etc.

Agota, sin duda, este experimento agónico, reiterativo, aburrido, en el que no es posible sentir ni empatía, ni identificación alguna. Retirarse a tiempo para escribir esta nota es la mejor medicina.

«

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba