Salud y Bienestar

Aproximadamente un 15% de la población femenina padece pérdida involuntaria de orina

Las causas son muchas y muy variadas, en algunos casos convergen muchas de ellas, por lo que es necesaria la consulta para ir entendiendo no solo la forma de aparición de esa pérdida de orina

Un síntoma más frecuente de lo que pensamos, del que muchas no se atreven a hablar, suele aparecer alrededor de la menopausia e incluso después de alcanzada esta última y que erróneamente a cómo aún algunas lo ven, no debe considerarse algo propio de la edad con lo que se aprende a vivir.

Las causas son muchas y muy variadas, en algunos casos convergen muchas de ellas, por lo que es necesaria la consulta para ir entendiendo no solo la forma de aparición de esa pérdida de orina, sino las probables causas que la producen.

Existen además tipos diferentes de incontinencia, que es el término que se utiliza en medicina, cuando se pierde la orina sin querer y en algunos casos se requieren estudios especiales para poder indicar tratamiento, que serán realizados por médicos urólogos.

Lo que sí es común a todos los tipos, es la pérdida involuntaria, que genera vergüenza, rabia, frustración y en casos severos incluso aislamiento social, en detrimento de la salud mental de quien la padece.

La Dra. Carmen Mantellini, Ginecobstetra nos explica sobre la más común  “La incontinencia urinaria de esfuerzo, es la pérdida de orina que se produce cuando tosemos, estornudamos, hacemos ejercicios con pesas, por ejemplo. A veces la aparición no es todo el tiempo. La paciente suele contar que la pérdida se produce sólo si había aguantado las ganas de orinar por mucho tiempo y si no lo atiende a tiempo empieza a modificar sus hábitos, yendo frecuentemente al baño a vaciar la vejiga, tomando poco líquido sobre todo cuando sale y estos hábitos pueden generar otros problemas a la salud no solo de la mujer, sino incluso de su vejiga”.

La causa principal son los embarazos y el parto, sobre todo cuando los niños alcanzan pesos cercanos o mayores a 4 kg, aun si el parto fue por cesárea, mantener ese peso durante un tiempo, estira y perjudica los músculos y tejidos de sostén del suelo pélvico lo cual deriva en el prolapso o descenso de estos órganos a través del canal vaginal. La obesidad e incluso el sobrepeso, porque también genera mayor presión en esas estructuras.

“El estreñimiento, que se agrava con la deshidratación para dejar de orinar, puede generar un círculo vicioso de pujo y mayor prolapso de los órganos pelvianos que empeora la pérdida de orina. Otra causa frecuente es la tos crónica, común en los alérgicos y fumadores, que va sumando con cada tos mayor presión una y otra vez, lo que a la larga favorece el descenso de los órganos pelvianos, en el ya mencionado prolapso genital, la principal causa de incontinencia de esfuerzo” comenta Mantellini.

Muchas de las veces, se suman todas estas causas, y es muy importante irlas mejorando, porque aun cuando procedimientos y/o cirugía para corregirla, si no se cambian hábitos como el cigarrillo, sobrepeso y estreñimiento, las probabilidades que repita son muy altas.

Para conocer mucho más de este y otros temas de interés, visita las redes sociales @Dramantellini.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba