Salud y Bienestar

Cinco propósitos saludables de Año Nuevo 

Las cartas y listas de propósito siempre sobran en Navidad y año nuevo. Sin embargo, dejamos el compartir en familia fuera de esa lista, al igual que seguir hábitos sanos. Por eso, damos cinco recomendaciones que además de saludables, sirven para que estos días sean de apego, compartir y amar en familia.

Adiós a comer frente al televisor

Esto no sólo contribuye a la obesidad, sino que, además, interfiere en la comunicación familiar. Este error lo comenten también los padres, quienes aprovechan, inclusive, ese momento para escuchar noticias o ver una película. Es necesario tener un horario de comida y respetarlo, pero lo más importante es comer en familia, dejar a un lado los celulares y conversar sobre cualquier tema divertido o lo que vivieron durante el día.

Evitar angustias

Todo lo que acontece repercute en nuestros hijos y de ello pueden dar fe los maestros y médicos. Cuando unos padres tienen conflictos, también van cargando emocionalmente al niño en algo que no es centro de su atención. Algunas manifestaciones que se pueden presentar son bajo rendimiento escolar, inapetencia o comer en forma exagerada y trastornos del sueño, entre otros. Con el fin de canalizar la situación que vivimos actualmente, es necesario incluir en agenda actividades sociales y recreativas, que puedan ser compartidas en familia.

Cambio de hábitos alimenticios

Aprovechemos para que ellos también comiencen un régimen alimenticio saludable, que incluya alimentos frescos y variados, entre ellos verduras y frutas, así como comidas bajas en grasas y azúcares. Cada edad tiene requerimientos especiales. Sin embargo, la tendencia es alimentarse con comidas rápidas ricas en grasas. Recuerde que muchas enfermedades se gestan durante la niñez producto de una mala alimentación y hábitos pocos saludables como el sedentarismo. Actualmente, existe el grave problema de que la diabetes tipo II que era común en los adultos se está presentando en niños y ello ocasionado por malos hábitos alimenticios. En cuanto a las enfermedades cardiovasculares, también tienen sus inicios desde la niñez.

Caminar en familia

Uno de los principales problemas que preocupan son las horas y horas que pasan los niños y jóvenes frente al computador. Aprovechemos para que padres e hijos hagan una rutina de ejercicios físicos, que no sólo ayuda a mejorar el ánimo sino que además previene de enfermedades como la osteoporosis y mejora la memoria y el aprendizaje.

Control médico periódico

Así como los adultos nos sometemos a un chequeo según nuestra edad, también los niños deberían realizarse un control según su sexo y edad. Es bueno comenzar el año con ese propósito. Según Margarita Iturriza, directora del Laboratorio Metropolitano, es necesario un perfil de laboratorio, que incluya no sólo hematología y exámenes de orina y heces para detectar anemia, problemas renales, parasitosis y presencia de bacterias, entre otros.

Se recomienda un perfil de colesterol y triglicérido, especialmente cuando hay antecedentes familiares. No olvidemos estar al día con las vacunas y sus refuerzos, pues son los que nos ayudarán prevenir enfermedades. Es necesario, además, el control periódico con el pediatra y médico especialista en adolescentes.

Con estos pequeños cambios, ganamos todos, porque a veces los hijos reproducen las conductas de sus padres y son el reflejo de nuestras actuaciones y de nuestro modo de vida.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba