Salud y Bienestar

Cushing: Patología escondida bajo otras enfermedades

En testimonios de pacientes que han sufrido Cushing, una constante suele ser el diagnóstico tardío, pues, además de tener una baja prevalencia, de tres por millón, suele confundírsele con otras patologías. El juicio corresponde a la doctora María Fragoso, Médico Endocrinóloga, profesora del Hospital de Clínicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo.

La enfermedad de Cushing es ocasionada por la presencia de un tumor, por lo general benigno, en la hipófisis, que produce una desproporcionada cantidad de la hormona corticotropina(ACTH). Esta hormona estimula las glándulas suprarrenales, las cuales responden liberando cantidades elevadas de cortisol, por tiempo prolongado.

En condiciones normales, el sistema endocrino emplea el cortisol para regular las respuestas al estrés y mantener el funcionamiento del sistema cardiovascular y el metabolismo. El cortisol incrementa los niveles de azúcar en la sangre, suprime el sistema inmunológico, ayuda al metabolismo de las grasas, proteínas y carbohidratos y disminuye la formación ósea. Su estadio normal en el organismo es de 60 a 90 minutos, primero al despertar, para reponer la energía luego de un sueño prolongado, y al atardecer, aunque se puede prolongar ante situaciones de estrés.

Cuando la persona tiene el síndrome de Cushing, el cortisol se mantiene de manera prolongada y en grandes cantidades, dando lugar a importantes cambios fisiológicos, como cuadros de subidas de azúcar asociados a la diabetes, pérdida de colágeno en la piel, inhibición en la pérdida de sodio, acumulación de líquido por disminución de la capacidad diurética del organismo, reducción de la absorción del calcio en los intestinos –vinculado con osteoporosis-, daños en las células del hipocampo en el cerebro -asociados a una reducción en la capacidad cognitiva-, entre otros.

En Venezuela y en muchos países del mundo, existe alta incidencia de dolencias que pueden estar vinculadas a síntomas de esta patología. “Un gran problema del Cushing es conseguir detectar en un grupo de alta prevalencia de diabetes, obesidad, hipertensión, quién debe ser investigado para confirmarlo o descartarlo”, refiere la especialista, quien sugiere tomar en cuenta algunos elementos para realizar la pesquisa.

“Si por ejemplo, es un paciente con obesidad y osteoporosis u osteopenia, alto peso desde larga data, se debe investigar cushing, porque la obesidad normal no está asociada con ostopenia ni osteoporosis. Si se trata de un diabético de difícil control, también debe ser investigado. Si se habla de un niño que está obeso y no está creciendo de forma adecuada, o su pubertad no está evolucionando, debe ser investigado por cushing, porque los niños con obesidad son altos y no bajos. También si hay una piel más delgada y flaqueza de la musculatura, son signos con el que podemos inferir que ese paciente debe ser investigado. Si hay una distribución corpórea de la obesidad acentuada en el tronco, también debe haber una pesquisa al respecto”, indica la médico.

El tumor hipofisiario que causa la enfermedad de Cushing es benigno desde el punto de vista oncológico, señala la doctora Fragoso, “pero el Síndrome de Cushing producido por un tumor en las glándulas suprarrenales puede estar asociado con cáncer, si ese tumor tiene características de malignidad, tales como tamaño superior a once centímetros, características heterogéneas en imágenes y tomografías, con áreas de necrosis. En ese caso, es una dolencia altamente agresiva”, añade.

Para la enfermedad de Cushing, la opción es la cirugía, a fin de retirar el adenoma que produce ACTH de forma descontrolada. En tanto que, en caso de algún tipo de tumor maligno en las glándulas suprarrenales, la cirugía debe ser hecha de forma radical, a veces comprometiendo un riñón, o con quimioterapia sistémica y/o radioterapia local, para casos de tumores grandes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba