Salud y Bienestar

El cáncer de piel es casi invisible

Wendy se mira por cuarta vez en el espejo y es entonces cuando detecta, a la altura del cuello, el pequeño aumento de un lunar que sus amigos exaltan como parte de su atractivo personal. En lugar de prestarle mayor atención y evaluar la posibilidad de consultar al médico, la universitaria de 20 años opta por rodear su cuello con un foulard y proseguir su vida.

Craso error. Puede que el crecimiento del lunar de Wendy no constituya peligro alguno, pero si se trata de un aviso de alguna lesión pigmentada con posibilidades de convertirse en cáncer de piel, tal vez dejó escapar la oportunidad de evitar una enfermedad silenciosa que deja a su paso su secuela de muertes.

“Un melanoma es un tipo de cáncer de piel muy agresivo que puede originarse a partir de una lesión pigmentada (nevus, lunar) ya existente, o simplemente aparecer sobre la piel sana”, explica el doctor Francisco González, director de la Unidad Oncodermatológica del Hospital de Clínicas Caracas, y cuya labor en la prevención y tratamiento del cáncer de piel, a lo largo de una década, le ha valido reconocimientos internacionales.

En los últimos años el porcentaje de pacientes con melanoma ha aumentado de forma significativa en todo el mundo y en Venezuela también.

Para el doctor González, el diagnóstico y tratamiento precoz es el único eficaz y que garantiza la curación, pero en estadios de evolución posteriores puede extenderse a otros órganos del cuerpo, lo que se conoce como metástasis disminuyendo considerablemente las posibilidades de curación.

Para que la enfermedad no llegue a esos niveles alarmantes, la Unidad Oncoder-matológica cuenta con un equipo de profesionales expertos en el manejo de cáncer de piel y se dispone en forma complementaria de una nueva tecnología como es el Sistema de captación de imágenes digitalizado, Fotofinder, un escáner que captura los lunares del cuerpo, los registra en un software y señala su posible nivel de malignidad, además de permitirnos reconocer en forma sistematizada los cambios en sus lunares cuando acuda a un control posterior. La evaluación médica se optimiza y el paciente tiene una mayor precisión en el diagnóstico.
A veces el cáncer se puede ver. Tiene forma de lunar o mancha de color negro, y aunque se asoma todos los días frente al espejo pasa inadvertido.
Como el cáncer de piel es asintomático en sus inicios suele detectarse tardíamente, cuando es más difícil de erradicar. Esto es particularmente riesgoso en el caso de los melanomas, una de las patologías oncológicas más agresivas que existen.

Conociendo la estrecha relación que existe entre las lesiones de piel y el cáncer, el HCC inauguró ya hace 3 años, la primera Unidad Oncodermatológica de Venezuela, a cargo del doctor Francisco González, jefe del Servicio de Dermatología del HCC, que explica que la Unidad está conformada por Dermatólogos, Oncólogos, Patólogos y otras especialidades, orientando la atención hacia la prevención y cuando es necesario un tratamiento temprano y si el problema es más importante, se le ofrece al paciente una atención integral.
«Esta prueba se la puede realizar cualquier persona que, por propia voluntad, quiere descartar la existencia de lesiones malignas en su piel. También aquellos que vienen referidos por un médico», expresa.

Cómo reconocer los lunares

Existen una serie de signos de alerta que nos indican que la lesión activa, y que debería ser observada con especial atención. Este conjunto de signos se conocen como la regla ABCD.
A.- De asimetría del lunar: Los lunares o nevus benignos son redondos y simétricos
B.- De borde irregular (poco nítido, en forma de arco o de zigzag). Los lunares tienen bordes regulares.
C.- De coloración (pigmentación) poco uniforme (zonas más claras de color marrón oscuro/negro-marrón/rojizo/gris blanquecino): Los lunares son de color marrón claro u oscuro, pero homogéneo.
D.- Diámetro: Supera los 5 milímetros 23 Grupos de riesgo? La incidencia del cáncer de piel va en aumento, en gran parte debido a una exposición solar demasiado intensa y no controlada sobre la piel. Sin embargo, hay una serie de factores que juegan un papel importante en el desarrollo de tumoraciones cutáneas.
Riesgo
Los pacientes más susceptibles de desarrollar un melanoma son la que presentan los siguientes síntomas:
● Número elevado de lunares.
● Personas de fototipo claro (piel y ojos claros), que se queman fácilmente tras exponerse al sol, pero que se broncean poco.
● Antecedentes familiares. Historia familiar con uno o más casos de melanomas.
● Personas a las que se les diagnosticó un melanoma en el pasado
● Cambios significativos en los lunares a lo largo del seguimiento ● Quemaduras solares importantes durante la infancia y/o adolescencia.
● Actividades frecuentes y trabajos al aire libre, por estar expuestos de forma intensa a las relaciones solares

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba