Salud y Bienestar

Hoy es el día mundial de la fibromialgia ¿Conoce la patología?

Mujeres adoloridas. Esta es la figura que mejor ilustra la fibromialgia, síndrome de malestar crónico generalizado, que se produce por la disminución del umbral del dolor. Es una patología difícil de pesquisar, ya que sus síntomas pueden confundirse.Según explica la reumatóloga de Vidaintegra, Dra. Cristina Benavente, «la fibromialgia es una patología compleja porque no hay órganos involucrados. Si haces cualquier examen, lo más seguro es que no haya alteraciones».

Por ello, se utilizan los criterios de la Sociedad Americana que combinan dos guías distintas. En primer lugar, está el índice de malestar generalizado, referido a dolor en distintas regiones, como cintura, piernas, brazos, mandíbula, nalgas, espalda, cuello, abdomen, por mencionar algunos. A ello se suma el índice de intensidad de síntomas somáticos: síndrome del intestino irritable, acidez, dolor de cabeza, debilidad muscular, fatiga, estreñimiento, náuseas, hematomas frecuentes y caída del cabello, entre otros.

Neurotransmisores

La fibromialgia «puede ser el síntoma inicial de hipotiroidismo o de hiperparatiroidismo, incluso de depresión. Es importante consultar porque, en esos casos, el dolor se debería a una causa orgánica, es decir, al mal funcionamiento de un órgano o sistema que requiere un tratamiento específico», dice Benavente.

Esta patología afecta a la población en un rango de entre un 3% y 6%, siendo mayoritariamente las mujeres de 20 a 50 años las que la padecen; esto, sin embargo, no tiene relación con la vejez. Su origen se encuentra en la baja del umbral del dolor, producto de la disminución de los neurotransmisores «de la felicidad». «Si una persona lo pasa mal o ha tenido una vida muy difícil, ha perdido buena parte de esos neurotransmisores que permiten manejar el estrés de la vida diaria», agrega la reumatóloga de Vidaintegra.

Asimismo, Benavente sostiene que quienes viven con mucho estrés, «pueden sufrir de fibromialgia ante cualquier estímulo, por muy pequeño que parezca. Por eso se dice que es una patología que tiene que ver con la estructura psicológica de la persona y su manera de enfrentar la vida».

Pero, ¿por qué afecta más a la mujer? Si bien no se conoce la causa de esta diferencia, la doctora Cristina Benavente comenta que «es posible que sea porque las mujeres históricamente guardamos las penas, las frustraciones, y los problemas se acumulan. Afortunadamente esto ha ido cambiando. El rol de la mujer en la actualidad es distinto y sus posibilidades de desarrollo son mayores. No es común encontrar jóvenes con fibromialgia hoy en día. El factor cultural pareciera ser preponderante».

Un problema social

En el tratamiento de la fibromialgia generalmente se utiliza una combinación de antidepresivos y ejercicios. «Aunque la persona no tenga depresión se usan estos medicamentos para elevar los neurotransmisores serotonina y dopamina, que producen bienestar y energía. De igual forma, el ejercicio produce endorfinas: morfina endógena que disminuye el dolor, dopamina y serotonina, que incrementan la sensación de placer y bienestar», explica la reumatóloga. «El ejercicio que se sugiere en estos casos debe ser placentero, como trotar, correr, caminar, andar en bicicleta o bailar, cualquier actividad que sea efectiva pero sin exagerar, ya que no tiene que ser un ejercicio extenuante», agrega. La natación y el yoga también han mostrado buenos resultados cuando hay mucho dolor y el paciente no se siente capaz de realizar ejercicios más intensos.

Si bien no se conoce su origen, se sabe que no es hereditario. Sin embargo, el manejo del estrés y de los problemas muchas veces son conductas aprendidas, por lo que si los padres tienden a sufrir cuadros de estrés es muy probable que los hijos repliquen estas conductas y puedan sufrir de fibromialgia. Es el caso de los pacientes con personalidad tipo A, como se les denomina clínicamente a las personas que quieren todo perfecto y al instante, necesitan el apoyo de un psiquiatra porque hay factores, como el estrés o la frustración, que no saben manejar correctamente?, señala la profesional.

El dolor, aclara la reumatóloga de Vidaintegra, no es normal, por lo que se recomienda consultar, ya se trate de adulto o de niños. «Si estamos frente a un cuadro de este tipo, es aconsejable llevarlos al pediatra porque el dolor en un menor es síntoma de algo más que hay que pesquisar».

El riesgo de no tratar la fibromialgia es más bien social, ya que la persona tiende a hacer del dolor su único tema de conversación y en torno al cual gira toda su vida. «La familia y los cercanos se cansan porque sólo habla de ello. Al final, tiende a aislarse», concluye la Dra. Benavente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba