Salud y Bienestar

Intolerancia a la lactosa, más allá de la leche

La mayoría de las personas asocian la lactosa a la leche y a sus derivados como el yogur o el queso, pero este azúcar también es un componente de carnes procesadas, como las salchichas; paté; margarinas; salsas; sopas instantáneas y comidas preparadas; fiambres y embutidos; pescados en conserva; cereales enriquecidos; bollería; gominolas o pan de molde.

Cualquiera de estos alimentos con lactosa, habituales en el menú diario, puede ocasionar intolerancia a quienes tienen predisposición. Antes de los 3 años aparece si es por herencia genética, pero la más común es la intolerancia transitoria o secundaria.

En España un 34% de la población padece este trastorno digestivo, más frecuente en los países mediterráneos (por el tipo de dieta) que en los del norte de Europa (en Finlandia, por ejemplo, solo un 2% de la población está afectada).

La intolerancia aparece cuando existe una incapacidad total o parcial para digerir adecuadamente la lactosa. Y esta imposibilidad se debe a un trastorno relacionado con una enzima, la lactasa, cuya acción en el intestino delgado es degradar la lactosa en dos azúcares (glucosa y galactosa), proceso gracias al cual se permite su absorción, explica la doctora Dolores Cabañas, especialista en aparato digestivo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba