Salud y Bienestar

La fiebre en niños se puede manejar desde la casa

La fiebre en niños es un signo que produce alarma y angustia en los padres. Por ello, hay ciertos códigos que se deben saber, en especial cuando da de madrugada o es difícil ir de inmediato a un centro asistencial.

La Pedriata-poricultora, Loly Pérez Abad, indica que la fiebre se define como la elevación de la temperatura corporal por encima de 38,5 grados centígrados.

Sin embrago, algunos padres comienzan a dar medicamentos, colocar paños de agua fría y hasta bañan a los niños sin que la temperatura haya alcanzado los 38,5 grados centígrados.

Pérez aduce que los padres toman medidas antes de lo indicado por los mitos que se han transmitido de generación en generación. “Muchos tienen que ver con que la fiebre es una enfermedad, que es mala y debemos combatirla a tiempo”.

Otros mitos más alarmantes, refiere la pediatra, tienen que ver con que la fiebre puede subir indefinidamente, carbonizar al niño, ocasionar convulsiones, meningitis y retardo mental.

“El mantener estos mitos en las comunidades ha llevado a malinterpretar con frecuencia el signo que, tan comúnmente, afecta a los pacientes en edad pediátrica. Las investigaciones han demostrado que la fiebre produce tanto efectos beneficiosos como nocivos en el individuo que las padece”, destaca Pérez.

“En cuanto a los efectos adversos producidos por la fiebre, es importante resaltar que son transitorios y se presentan solo en caso de temperaturas muy elevadas, con ascenso brusco, sostenido y susceptibilidad individual. Las convulsiones se dan en casos de pacientes con predisposición genética.”, advierte.

¿Cuándo actuar ante la fiebre?

Las temperaturas bajas, por debajo de 38,5 grados centígrados, no se deben tratar a menos que el niño presente alguna condición que empeore con el aumento de la temperatura, como enfermedad cardiaca, enfermedad respiratoria o anemia severa.

Igualmente, se deben tratar las temperaturas mayores de 40º grados centígrados, porque pueden producir cambios metabólicos severos.

¿Cómo tratarla?

La La Pedriata-poricultora, Loly Pérez Abad, aduce que existen métodos farmacológicos y métodos físicos:

Métodos farmacológicos: Los medicamentos para bajar la fiebre deben ser utilizados con discreción. Para seleccionar el ideal debemos buscar propiedades como: poca toxicidad, eficacia, versatilidad de presentaciones (gotas, jarabe o supositorios), que no tengan efectos secundarios y bajo costo.

Métodos físicos: Los baños no se aconsejan, porque no son efectivos. Duran poco, aumentan el consumo de oxígeno, favorecen el escalofrío y la falta de confort. En caso de indicarlos deben ser:

Fricciones suaves, con agua tibia, de 30 a 40 minutos después de haber administrado el antipirético. Esto se aplica solo en caso de que la temperatura no haya bajado con el medicamento.

Disminuir la cantidad de ropa, aumentar la ingesta de agua y reposo.

“No se deben realizar las dos medidas antes mencionadas de manera simultánea (medicamento y baño). Debe haber un lapso mínimo de 30 a 40 minutos entre ambas”, asegura.

Advierte que si utilizan los medicamentos y no baja la temperatura en un lapso de 30 a 40 minutos, después de la administración, se usan los métodos físicos.

“Lo más importante es recordar que la fiebre es expresión de muchas enfermedades y que a menudo constituye el único signo”, dice la pediatra.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba