Salud y Bienestar

“Los bebés tienen necesidad de que los carguen”

Que el bebé no se acostumbre a los brazos, ese es uno de los primeros consejos que dan a la madre. Al parecer que el recién nacido quiera estar acurrucado con su mamá es un pecado y una mala costumbre.

Hay un principio básico que se debe saber y entender: el bebé no estará cargado toda la vida por su madre. Ese arrullo es una etapa de la vida que con los años va pasando.

“Las necesidades del bebé no son sólo corporales, también tiene acuciantes necesidades afectivas. Por ejemplo, tienen la necesidad de que los carguen en los brazos”, asegura la psicoanalista Mariela Michelena, quien es autora de varios libros sobre niños como “Un año para toda la vida” y “Curiosidad Sexual Infantil”, entre otros.

“Quiero subrayarlo como una necesidad, porque no se trata de un capricho ni de un lujo. Es un derecho. Cargar al bebé es una tarea especializada que la madre realiza sin tener mucha consciencia”, aduce Michelena.

Aduce que todo se maneja por la intuición, pero que hoy en día esa parece estar vendada por unas reglas rígidas. “El contacto físico es bueno para la madre y para el bebé, por eso debe cargarlo todo el tiempo que sea necesario. Es mentira que después se va a acostumbrar y que sólo querrá estar en brazos”.

La sensación de paz

En un artículo del portal especializado Psychology Today, la psicóloga estadounidense Darcia Narváez escribió que no cargar a los niños forma parte de un concepto errado de la crianza.

Las primeras impresiones del bebé son fundamentales en su vida, entonces imaginen que no se sienta acogido. Narváez asegura que el cargarlos les da una sensación de paz y relajación, que quedará grabada para toda su vida.

“Si no tiene una experiencia regular de relajación en los brazos de alguien (sea su madre, padre o cuidador), nunca aprenderá a relajarse y dejarse llevar, lo que es vital para la salud”, indica la psicóloga.

Además, si no hay un contacto físico la respuesta del dolor se activa, “una separación diaria de 3 horas puede causar el suficiente estrés y puede conducir a una falta de desarrollo de los receptores de serotonina y oxitocina, ambas relacionadas con la felicidad. Por eso, los bebés deben sentirse bienvenidos en los brazos de los adultos”, enfatiza Narváez.

Recordar que es temporal

La psicoanalista Mariela Michelena recuerda que el bebé que ha tenido suficientes “brazos que lo carguen” se hartará y tendrá ganas de crecer, de conocer el mundo. Más no sucederá lo mismo con quien tuvo esa carencia, “ese pasará toda la vida buscando a alguien que cargue con él”.

Foto: pixabay.com

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar