Salud y Bienestar

Micropigmentación: solución efectiva para tratar el vitíligo

El vitíligo, también conocida como leucodemia es una enfermedad cutánea, crónica y no contagiosa, que provoca la formación de manchas o áreas pigmentadas en la piel. Se produce debido a una alteración que provoca la destrucción de los melanocitos (células que producen la melanina que da color a la piel), y provoca que se despigmente.

Estas manchas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, generalmente de manera asimétrica, y pueden extenderse o permanecer sin alteraciones, según el tipo de vitíligo. La tonalidad dependerá del color natural de la persona: si el paciente tiene la piel oscura, tendrá pigmentaciones rosadas y si la piel es clara, presentará manchas blancas. Asimismo, suelen aparecer de forma circular o de distintos tamaños. Algunas veces, se presentan por medio de parches de despigmentación que se juntan y toman formas imprecisas. Los lugares del cuerpo en donde son más recurrentes las manchas son las manos, los pies, las rodillas, los codos y el rostro.

Hoy en día, se desconoce la causa por la cual aparece el vitíligo, pero se cree que puede estar relacionada a problemas inmunológicos, estrés o algún acontecimiento determinado. Se estima que entre 1% y 2% de la población lo sufre, generalmente en edades inferiores a los 20 años y superiores a las 50, aunque hay especialistas que indican que puede aparecer a cualquier edad. Al ser una enfermedad muy visible a nivel de la piel, suele afectar psicológicamente a quien la padece.

Alternativa viable         

La micropigmentación es una alternativa que ofrece buenos y eficaces resultados. “Este procedimiento trabaja con técnicas de camuflaje en varios tonos de color que se mezclan entre sí y se implantan en la piel por medio de agujas y maniobras específicas a nivel subepidermal. De esta forma, se logra igualar el tono de la piel en tan solo tres sesiones, comenzando desde la parte más clara de la piel”, explicó Raquel Díaz, especialista en dermatocosmiatria hospitalaria y micropigmentación paramédica.

El objetivo de esta técnica es corregir, modificar, embellecer y equilibrar en un término semi permanente determinados rasgos faciales o corporales a nivel epidérmico. “La micropigmentación no es dolorosa y no tiene ningún efecto secundario, siempre y cuando se trabaje correctamente. Es una técnica muy superficial, por lo cual no implica que el paciente tenga algún tipo de sangrado o hematoma”, afirmó Díaz .

Después de ser sometido a esta técnica, el paciente debe esperar a que el tejido cicatrice correctamente por unos 40 días. De esta forma, la piel se regenerará y reconocerá el pigmento. A su vez, se recomienda que luego de un tiempo, el paciente se haga un reforzamiento. En muchos casos, son tres sesiones o más para lograr un resultado natural. Todo el proceso puede durar de tres a cuatro meses.

Los pacientes que se sometan a este tipo de tratamientos en la piel y estén en fase de recuperación, deben evitar rascarse la zona tratada para no cortar el proceso de cicatrización.  También es recomendable no utilizar ningún tipo de maquillaje, como autobronceadores por 40 días, y protegerse del sol sin utilizar protector solar las primeras seis semanas después del procedimiento. Además, se sugiere lavar la zona intervenida después de 48 horas de haberse realizado el procedimiento y evitar bañarse en la piscina o en el mar hasta que la zona esté totalmente cicatrizada.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar