Salud y Bienestar

Reconstrucción mamaria luego de la mastectomía

Este procedimiento es bastante beneficioso, ya que ayuda a preservar la autoestima de la mujer para no sentirse mutilada, y proporciona calidad de vida a la paciente a la hora de utilizar mayor cantidad de prendas de vestir.

El cáncer es término genérico que se refiere a un grupo de enfermedades que pueden afectar cualquier parte del organismo y son las principales causantes de morbilidad y mortalidad alrededor del mundo. De hecho, en Venezuela es la segunda causa de muerte, según las más recientes cifras del Ministerio del Poder Popular para la Salud.

Aunque este padecimiento puede ser bastante difícil en cualquiera de sus formas, el cáncer de mama toca fragmentos sensibles de la integridad de la mujer, por tratarse de partes del cuerpo que están relacionadas con su femineidad, sexualidad, intimidad e, incluso, autoestima.

El doctor español Benigno Acea, cirujano de mama del Complejo Hospitalario de la Coruña, explica que “una mujer que han diagnosticado de cáncer de mama tiene que pasar por tratamientos como cirugía, quimioterapia, mastectomía o radioterapia, por al menos un año. En ese momento, ella va a tener una disminución de la libido, estará afectada psicológicamente luego de recibir la noticia, va a perder el cabello, va a engordar por tratamientos hormonales y otros cambios físicos que van a repercutir de forma drástica en su imagen corporal. Con el pasar del tiempo, esa mujer probablemente no se va a reconocer cuando se vea en el espejo”.

Luego de esta difícil etapa, “te vas recuperando poco a poco, vuelve a salir el cabello, vuelves a ser parecida a como eras antes, pero nunca vas a ser la misma. Físicamente es probable que no lo seas y psicológicamente es una experiencia que deja una huella”, cuenta el galeno en el evento “Oncología al Día”, organizado por Sanitas Venezuela.

Todos estos cambios conllevan a una alteración en la calidad de vida del individuo, de sus seres queridos, sus familiares y especialmente de su pareja. “En ese momento es necesario una persona que esté contigo y te apoye. Si tu compañero aguanta durante ese año, lo que queda es llevadero. Posteriormente viene una etapa en la que retomar momentos de intimidad y sexualidad”, asegura el especialista.

Normalmente, cuando son etapas más avanzadas hay que hacer mastectomía, pero no todas las mastectomías son en etapas avanzadas, comenta el Dr. Acea. “En algunos casos lo que ocurre es que el tumor está muy disperso en la mama, entonces es imposible conservarla sin dejar enfermedad. Una mastectomía va a controlar localmente la patología entre un 95% y un 98%”.

Si la mastectomía es el tratamiento necesario para la paciente, una opción llevadera puede ser la reconstrucción mamaria. Si la mastectomía es el tratamiento necesario para la paciente, una opción llevadera puede ser la reconstrucción mamaria. Este procedimiento puede traer dos beneficios puntuales: mantiene la autoestima femenina para no verse ni sentirse mutilada, y mejora la calidad de vida para poder utilizar las prendas de vestir que desee. “Hasta hace poco las mujeres eran estigmatizadas, que ni decían que habían sido mastectomizadas. Hay un problema médico, pero después eso genera un universo de complicaciones personales y sociales”, refiere Acea.

Sin embargo, “es importante aclarar que la reconstrucción no es un procedimiento en un solo acto, ya que probablemente va a requerir varias intervenciones y con el tiempo va a necesitar retoques. Esto es una visión a mediano plazo, que busca la disminución del impacto de no verse mutilada en un principio y tener algo por lo que luchar. Igualmente, el especialista debe fijar expectativas. Esta operación no es una cirugía estética de aumento de senos; se pierde la sensibilidad de la piel, la sensación de tu mama”, dice el español.

Asimismo, el galeno recalca la importancia de la detección temprana: “el problema del cáncer de mama es que haga una metástasis y se vaya a otro órgano como el pulmón, hígado o cerebro, ya que muy pocas personas mueren de un tumor localizado en la mama. Por ello, es fundamental realizar la autoexploración mensualmente antes de los 50 años, la semana después del periodo. Entre los 45 y los 50 años comenzar a hacer mamografías y, si hay antecedentes familiares de primer grado, empezar a los 40”.

El doctor Benigno Acea, finaliza con la premisa de un futuro prometedor: “Bajo la etiqueta de cáncer de mama hay diferentes enfermedades; hoy en día estamos empezando a identificar tratamientos específicos con una medicación concreta para cada tipo de tumor. Estos son los que van a dar las mejores perspectivas de curación, ya que hoy en día las tasas de supervivencia son muy altas”.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba