Salud y Bienestar

Sin tratamiento, la enfermedad de Crohn empeora

La enfermedad de Crohn es una afección duradera que provoca inflamación en el revestimiento del tracto digestivo, aunque lo más común es que se presente en la última porción del intestino delgado y el intestino grueso. A diferencia de la colitis ulcerosa (otra afección inflamatoria), este padecimiento normalmente afecta a todo el espesor de la pared intestinal.

Las personas con este trastorno generalmente presentan síntomas cuando se activa la inflamación, y eso se conoce como recrudecimiento. Éste normalmente se alterna con períodos de remisión, en los que ni la inflamación ni los síntomas están activos.

Un recrudecimiento puede ocurrir cuando la persona con la enfermedad  no toma los medicamentos según lo recetado, desarrolla ciertas infecciones, recibe antibióticos o toma analgésicos, entre ellos, aspirina o fármacos antiinflamatorios no esteroides como el ibuprofeno y el naproxeno. El estrés también puede desencadenar el recrudecimiento de la enfermedad de Crohn y derivar en el empeoramiento de los síntomas.

Los síntomas más comunes del recrudecimiento de la enfermedad son de dolor abdominal y diarrea. Otros síntomas incluyen sangrado rectal, náuseas y vómito, pérdida de peso, fiebre, dolor y exudado alrededor de la zona anal. Quienes lo padecen también pueden presentar más síntomas, tales como dolor en las articulaciones, ojos enrojecidos y adoloridos, así como sarpullido en la piel.

Durante un recrudecimiento, los síntomas pueden variar de leves a fuertes, dependiendo de la ubicación de la enfermedad, la extensión del intestino involucrado y el grado de inflamación subyacente. Los síntomas son más ligeros en quienes están en la etapa inicial de la enfermedad o la padecen en grado leve.

Sin tratamiento, la enfermedad de Crohn generalmente tiende a empeorar con el tiempo y puede derivar en complicaciones graves. Las complicaciones pueden incluir el estrechamiento del intestino debido a inflamación o fibrosis, conocido como constricción; la descomposición del tejido entre el intestino y la vejiga, la vagina, la piel u otros segmentos intestinales, conocida como fístula; y mala nutrición. Además, existe el riesgo de complicaciones mortales, tales como desgarre o perforación intestinal.

Las personas diagnosticadas en la infancia o la adolescencia y quienes padecen enfermedad perianal corren más riesgo de recrudecimientos y avance de la afección. Fumar también aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad, conduce a recrudecimientos frecuentes y avance de la afección, además de incrementar la probabilidad de requerir cirugía.

Los médicos combinan los síntomas, los análisis de laboratorio, la endoscopia y los exámenes radiológicos a fin de evaluar la enfermedad y decidir el mejor tratamiento para cada persona. La terapia médica para la enfermedad de Crohn generalmente debe durar toda la vida. Cuando los recrudecimientos continúan presentándose, el médico puede cambiar las dosis del medicamento o recomendar otro diferente.

Aparte del tratamiento médico, llevar un estilo de vida sano, hacer ejercicio con regularidad y practicar yoga o meditación también puede ser provechoso para controlarla.

Texto redactado por la Doctora Shabana Pasha, Gastroenterología y Hepatología de Mayo Clinic en Scottsdale, Arizona.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar