Salud y Bienestar

Todo lo que necesitas saber sobre la hipoacusia

Todos hemos escuchado hablar de la hipoacusia aunque probablemente no por su nombre médico, pues bien, se trata de nada menos de la sordera parcial o disminución de la sensibilidad auditiva que sufren algunas personas.

Este padecimiento puede afectar a uno y ambos oídos y se puede presentar en diferentes tipos y grados y durante distintas etapas de la vida de los seres humanos y puede ser de tres tipos distintos causados por diferentes factores.

Hipoacusia neurosensorial: el problema reside en los órganos del oído interno, vinculados directamente al sistema nervioso.

Hipoacusia conductiva: la lesión se encuentra en el oído externo o en el oído medio, lo que impide detectar sonidos que provienen del exterior.

Hipoacusia mixta: el problema se encuentra tanto en los órganos conductivos como en el sistema neurosensorial.

Además, puede variar por el grado en que se encuentra en leve cuando al paciente le cuesta entender el habla en espacios ruidosos; moderada cuando es difícil entender el habla sin una prótesis auditiva y severa o profunda cuando el paciente necesita prótesis auditivas o un implante.

¿Tengo algún tipo de hipoacusia?

Sin importar la edad que tengas puedes estar desarrollando algún tipo de hipoacusia si presentas síntomas como los que señalamos a continuación:

  • Percibir sonidos demasiado fuertes sin que en realidad lo sean.
  • Dificultad para seguir conversaciones cuando dos o más personas están hablando.
  • Dificultad para diferenciar sonidos agudos entre sí.
  • Mayor entendimiento de las voces masculinas.
  • Sensación de estar sin equilibrio o mareado.
  • Sensación de presión en el oído.

Por otra parte, es importante no perder de vista síntomas adicionales como:

  • Sensación de pérdida de equilibrio o mareos.
  • Sensación de presión en el oído.
  • Zumbidos constantes.

¿Cuáles son las causas de la hipoacusia?

  1. Edad. Las personas mayores de 65 años pueden sufrir pérdidas auditivas.
  2. Ruido. La exposición prolongada puede generar pérdida de audición.
  3. Factores hereditarios. La hipoacusia puede ser transmitida a través del conexina-26.
  4. Infecciones. Virus y bacterias pueden dañar el oído, además de la otitis infantil no tratada.
  5. Otosclerosis. Afecta a la movilidad de los huesos del oído medio, reduciendo la eficiencia en la trasmisión de las vibraciones.
  6. Agentes “ortotóxicos”. Ciertos fármacos, alcohol y tabaco pueden perjudicar al oído.

Como cualquier otra enfermedad, la hipoacusia puede prevenirse si mantenemos una adecuada salud y cuidado del sistema auditivo y todos los órganos que lo componen, pero es fundamental acudir al otorrinolaringólogo en caso de presentar molestias.

Evitar introducir objetos en los oídos, automedicarnos con aceites y otras recetas caseras para limpiarlos, no protegerlos del daño medioambiental y exponernos de manera constante a la contaminación sónica pueden causar daños irreversibles.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba