Salud y Bienestar

Várices ahora pueden eliminarse con láser

Más allá de la apariencia poco estética de las venas dilatadas, sobresalientes y deformes, quienes sufren de várices saben que el escozor, la sensación de pesadez, el dolor o incluso las úlceras, conforman un cuadro que dependiendo de su severidad, pueden significar complicaciones para la salud como la trombo flebitis. Y es que las várices en los miembros inferiores son una señal de que el sistema venoso no está cumpliendo correctamente su función de flujo sanguíneo, pues las venas mantienen obstruida la sangre por más tiempo del indicado.

El cardiólogo intervencionista Pedro Aguiar Rodríguez, explica que cuando se dañan válvulas encargadas de impedir que se devuelva la sangre que va por las venas de los miembros inferiores al corazón, la consecuencia inmediata es que la sangre no asciende como debería y la vena se dilata, haciéndolas visibles, con un marcado oscurecimiento de la piel. “La presencia de várices es un síntoma que revela que existe un déficit en el sistema venoso superficial o en el sistema venoso profundo”, explica Aguiar.

La enfermedad varicosa es más común de lo que la gente piensa y tiene una gran prevalencia a escala mundial y local, estimándose que de cada cuatro hombres uno sufre de várices y de cada dos mujeres, una la padece, pudiéndose presentarse a cualquier edad, bien sea de manera congénita, por la edad (que es un factor de riesgo), el uso de anticonceptivos orales, sobrepeso e incluso por la utilización de prendas de vestir de manera muy ajustada.

Se estima que un 50% de la población que tiene várices no las siente. Del otro 50%, al menos la mitad empieza a tener varicocidades; entre un 10% y 15% comienzan a tener várices marcadas; un nivel más complicado va de un 5% a un 15% y el más comprometido va de un 1% a un 4% presentando úlceras varicosas, donde exige la intervención de un equipo de infectología para el tratamiento.

Independientemente del grado de gravedad, la presencia y padecimiento de las várices pronto comienzan a limitar innumerables actividades cotidianas, “siendo la parte estética un fuerte motivador para tomar la decisión de operarlas”, comenta el doctor Aguiar, al tiempo que agrega que “afortunadamente la ciencia y la tecnología han hecho grandes esfuerzos y adelantos para remediar lo que para muchos es una verdadera cruz”.

Ciertamente, antes el procedimiento quirúrgico era muy engorroso y doloroso para el paciente. Actualmente -explica Aguiar- se procede haciendo una intervención con láser por vía endovascular, con una duración no mayor de 30 minutos. La intervención es mínimamente invasiva y de muy breve post operatorio, pues el paciente puede retomar sus actividades cotidianas al otro día.

“Todo el proceso puede ser monitoreado en tiempo real, mediante un módulo ecográfico que permite observar qué está sucediendo dentro de la vena a cada paso. Esto ofrece una mayor seguridad y precisión tanto para el médico, como para el paciente”.

Abordaje multidisciplinario

El doctor Pedro Aguiar comenta que en la Clínica La Floresta en Caracas, han formado un equipo multidisciplinario capaz de dar respuesta efectiva al padecimiento de las várices. “El equipo está integrado por un cirujano cardiovascular, enfermeras, equipo de imágenes y ecografía, además del hemodinamista, que es el cardiólogo intervencionista. Gracias al trabajo en conjunto y los equipos de última generación con los que contamos, podemos abordar este tipo de intervenciones mínimamente invasivas, ya que nos permite saber donde están las implicaciones del sistema venoso superficial o profundo que esté dañado y su estado”, comenta Aguiar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba