CineEntretenimiento

Blade Runner 2049 … 2019: una historia superpuesta

Estás en Los Ángeles en 2049, estás en Los Ángeles en 2019, 2049, 2019, 49, 19…

En la memoria de mi generación quedó implantada la imagen del cazador Rick Deckard huyendo, feliz, con Rachel, la replicante experimental que lo enamoró apenas la conoció en las oficinas de la Tyrell Corporation. Aunque sus creadores no lo sospecharon, “Blade Runner” se transformó en un artefacto cultural que continúa impactando al mundo, dentro y fuera del cine.

El filme de ciencia ficción en clave noir dirigido en 1982 por Ridley Scott, plasmó en la pantalla grande uno de los temas recurrentes del escritor Philip K Dick: la disolución de los límites entre lo artificial y lo natural, la debilidad del eslabón humano en una dinámica evolutiva que empuja para dejarlo atrás. Eso y más se encuentra en su novela  “Do Androids Dream of Electric Sheep?” , escrita en 1968, que sirvió de sustento a “Blade Runner”. La historia del nombre es más simple, Scott le compró a Alan E. Nourse los derechos sobre el título de su novela “The bladerunner”, que narra las peripecias de un contrabandista de material médico-quirúrgico en el mercado negro.

Indica Denis Villeneuve, director de Blade Runner 2049 (BR2049), “Recuerdo vívidamente cuando vi ‘Blade Runner’ por primera vez y quedé asombrado por lo que considero uno de los comienzos más poderosos en la historia del cine: volar sobre Los Ángeles en 2019 y ver este panorama de viejas fábricas. Ridley Scott nos presentó una imagen impactante de lo que podría ser nuestro futuro que era a la vez seductora y atemorizante (…) estéticamente ‘Blade Runner’ fue una revolución, “mezcló dos géneros que a primera vista no se podían vincular: la ciencia ficción y el cine negro. Eso nunca se había hecho antes y me influyó profundamente. Fue parte de mi formación cinematográfica”.

La decadencia de la sociedad humana, bajo una estética de polvo nuclear y una regresiva presencia de agua, es el escenario donde los replicantes Nexus 6 buscaban, de manera desesperada, algunas respuestas sobre sus orígenes y, por supuesto, la posibilidad de que su Hacedor les prolongara la vida. Es casi lo mismo que, domingo a domingo, y con muy pocas variaciones de una franquicia religiosa a otra, los humanos le piden de rodillas a los fetiches que cuelgan en los templos del mundo…Eso fue (será) en el año 2019…

Play: 2049

Blade Runner 2049 (BR2049) tiene continuidad y superposición estética con la primera obra. Los restos de la Tyrell Corporation fueron engullidos por la Corporación Wallace, dirigida por un CEO demente y genial, Niander Wallace (Jared Leto). El emporio tiene alcance intergaláctico, se mencionan, aunque no vemos, colonias en el espacio exterior. El mundo avanzó hacia un retrofuturo que  trata de ocultar su pasado en el exilio a las afueras de Los Ángeles, donde gente, chatarra y replicantes de versiones anteriores se mueven en una dimensión de identidades cambiadas o, simplemente, suprimidas. Eso sí, hay un secreto que, de revelarse y expandirse, traerá confusión y, posiblemente, caos a la civilización imperante.

Una vez culminó la película, sentí que la original de 1982 había quedado en pausa, y alguien (¿Ridley Scott, que la produce? ¿ Denis Villeneuve, que la dirige? ¿yo, que la recibo y encajo en mi memoria?) , pasados 35 años, le dio Play y la película saltó 30 años, pero conservó esa pátina de la devastación original, que el director enfatiza con referencias, flashbacks, melodías… Dicen los realizadores, “el mundo de BR2049 es una extensión de ‘Blade Runner’; pero no es una extensión de la realidad”.

BR2049 es un thriller lento y misterioso, ensamblado sobre un rompecabezas de piezas móviles. El policía, K (Ryan Goslip), necesita resolver un enigma muy complejo, que emerge, casi lateral, luego que despacha a uno de sus pares replicantes. K no es cualquier agente obediente y autómata, como sus espejos humanos, él insiste en hurgar en la narrativa de sus recuerdos y, como nosotros, los encaja en otras realidades, incluso idealizadas. El guion de Fancher y Green va mostrando eventos a una velocidad menor de la utilizada para cambiarlos u ocultarlos. Protagonistas y espectadores seremos despistados una y otra vez, generando una sensación de desconcierto que se acentúa con la espectacular cinematografía creada por Roger Deakins, que nos confronta contra encuadres abiertos de una languidez casi física. Para agregar mayor complejidad y belleza, los diálogos fueron escritos como una novela por Fancher (en estrecho trabajo con Scott) y luego trabajados como guion por su contraparte, Green.

Otro dato, volaremos sobre Los Ángeles en los Spinners, pero también saldremos de los límites de la  ciudad, que el director recalcó con una atmósfera menos densa.

Ryan Gosling (el policía cazador), Ana de Armas (Joi, la amante y amiga virtual con código de inteligencia artificial y realidad híbrida) y Harrison Ford (el policía retirado y atormentado) brillan con sus interpretaciones, no así el caso de Jared Leto (el millonario y poderoso Wallace) que a ratos caricaturiza a su personaje, que no ocupa mayor tiempo en pantalla, pero es omnipresente en la trama.  El resto del elenco juega sus roles bajo la elegante guía del director.

Blade Runner 2049 es la cacería de un secreto que se escabulle una y otra vez. Deckard es parte de un juego que inició con Rachel hace décadas. En sus vidas no hay destino, sólo eventos. El viejo policía pasa los días entre melodías de Elvis Presley y Frank Sinatra, y su mantra existencial es “a veces, para amar a alguien, hay que ser un extraño”…

Vangelis versus Zimmer

En Facebook, una vez publiqué mis primeras impresiones al salir del pre-estreno (04.10.17),  el músico Ángel Rada me comentó “no tiene la música excepcional de la otra”, le repliqué que había algo de Vangelis ( hay una versión del tema “Tears in rain”, que acompaña la reflexión final de Roy Batty —Rutger Hauer–, en la película original y  renombrada como “Tears in the rain” en BR2049), pero Rada respondió, contundente, “los paisajes sonoros de Vangelis no son imitables” . Tiene razón. Quizá el soundtrack sea una debilidad en la propuesta de Scott-Villeneuve. Igual me gustan los tracks: “Flight to LAPD” y el inicio del largo tema (10:06 minutos) “Blade Runner”.

Sobre el diseño de producción (tomado de las Notas de Producción)

Ridley Scott resalta, “El estilo es importante y Denis entendió bien eso con respecto a lo que hicimos en la primera película”.  La mayoría de la población no es rica, más bien subsiste a duras penas en ciudades de altos edificios que se ven en el horizonte de cielos siempre grises.  El diseñador de producción Dennis Gassner recuerda, “Lo primero que le pregunté a Denis fue que si tuviera que poner el diseño en una palabra, la piedra de toque para la película, ¿cuál sería ésta? Denis respondió: ‘Brutal. La arquitectura debe ser brutal’. Entonces profundizamos nuestra investigación y hallamos imágenes que desarrollamos como ‘lenguaje patrón’”.

“Lo esencial en ‘Blade Runner 2049’ es que todo se diseñó en torno a la sobrevivencia, desde la tecnología hasta la arquitectura”, añade Villeneuve. “Las construcciones se crearon para resistir el clima, por ello muchas tienen el aspecto de bunkers”.

Brutal también fue la consigna para el vestuario, diseñado por Renée April. “Es un clima inclemente; es lluvioso,  a veces nieva”, confirma ella. “Este fue nuestro punto de inicio. Para los materiales, trabajé mucho con piel artificial y plástico, fue lo primordial para mí. No podía usar pieles o lana o cualquier material orgánico pues se supone que ya no existían, todo debía ser sintético y elaborado por el hombre. También elegí tallas holgadas porque hacía mucho frío.

Los autos voladores…

Los autos de Blade Runner se conocieron como “Spinners”… K, tiene el suyo en BR2049, pero con el estilo brutal que exigió el director. Indica Gassner, “El Spinner de K es un poco más cuadrado y tiene ángulos más agudos que el vehículo de Deckard en ‘Blade Runner’, pero aunque es un modelo más moderno, no significa que sea nuevo”. El director artístico supervisor Paul Ingis afirma, “Tratamos de elaborar el interior para que luciera como un vehículo de 10 a 15 años de uso. Hay mucha vida adentro; muchos años.  Todo está desgastado y puedes ver manchas, marcas, muescas…  Es un set en sí mismo”.

Se construyeron dos Spinners para K, uno que se podía manejar de verdad, con dos puertas servo-operadas que se abrían verticalmente. Equipado con dirección eléctrica y un motor, alcanzaba velocidades en tierra hasta de 50 millas por hora, lo cual no era aconsejable en el set. El otro se diseñó para volar mediante un cable o ser montado en una grúa con un cardán de equilibrio con Gosling en su interior. Las cámaras se colocaban detrás del actor para captar su perspectiva mirando a través del parabrisas mientras los limpiadores intentaban mantener la vista despejada contra la constante lluvia.

El Spinner de K tiene una nueva característica que no existía en la primera película: un objeto inteligente parecido a un dron que el supervisor de efectos visuales John Nelson llama “el pez piloto”. Éste vive en la parte posterior del Spinner y cuando éste se detiene vuela y planea como un dron. Es el asistente digital de K al que éste puede indicar que ‘vigile el auto’, pero también es capaz de fotografiar el área y alimentar la información de regreso”.

Además del Spinner de K se diseñaron otros vehículos para la película, incluyendo un Spinner limusina más grande con múltiples asientos y otro que pertenecía a Deckard, mismo que se actualizó con base en uno que él manejó en la primera película. 

Exactamente, ¿qué significa ser un humano?

Blade Runner 2049 retoma y replantea la pregunta del filme original: ¿Qué define a un ser humano? Cada espectador tendrá que dar, si quiere, con su solución… Para mí, la versión 2017 se superpone sobre la original, como dos imágenes colocadas en distintas capas en Photoshop y luego superpuestas al reducir la opacidad, digamos, a un 32%. No sé cómo explicarlo mejor, pero dejo aquí la imagen que rebota en mi mente.

Rachel

 

(Mínimo SPOILER) Cuando veas la película, en un escena inolvidable, la virtual Joi se superpone (hibrida, diría quizá Nestor García Canclini) a Mariette… Ese momento, para mí, es la metáfora que subsume todo el filme. “Las ruinas circulares” de Jorge Luis Borges sería la otra pista.

La propuesta de Villenueve demanda una segunda mirada. Lo cual haré, espero, en 3D, pero BR2049 confirma que este director ya juega un papel clave en el cine que vendrá.

Ficha del film

Blade Runner 2049

Basada en la novela «Do Androids Dream of Electric Sheep?» (1968) de Phiip K. Dick

Director: Denis Villeneuve (Sicario / La Llegada)

Guión: Hampton Fancher / Michael Green

Productores: Andrea A. Kosove y Broderick Johnson

Productor Ejecutivo: Ridley Scott.

Elenco: Harrison Ford (Deckard); Ryan Gosling (K); Ana de Armas (Joi); Jared Leto (Niander Wallace); Dave Bautista (Sapper); Robin Wright (teniente Joshi); Mackenzie Davis (Mariette), Edward James Olmos (Gaff).

Música: Hans Zimmer (The thin red line / Inception)  / Benjamin Wallfisch (IT)

Cinematografía: Roger Deakins (Sicario / Skyfall / O Brother!)

Diseño de producción: Dennis Gassner (The Trumen Show / Skyfall / Spectre)

Diseño de Vestuario: Renée April (Sicario / Arrival)

Productoras: Alcon Entertainment / Columbia Pictures

Locaciones: Hungría (estudios Origo y Korda), Islandia, España.

Duración (IMDB): 163 minutos

Presupuesto (estimado por IMDB): US$ 185 millones

Sitio oficial: www.bladerunnermovie.com

Estreno mundial: 06.10.2017

Twitter/IG: @ivanxcaracas /   [email protected]

Blade Runner 22

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar