Entretenimiento

¿Cómo despedirse de ella?

  Las ideologías, políticas o religiosas, tienen su cenit en la simplificación de la realidad, para ello se dedican a cavarla hasta sustraerle raíces, frondas y tormentas. Su deseo imposible es convertirla en materia líquida y maleable. Althusser fue, de entre los últimos iluminados que se lo propuso, el más celebrado y, al final, con su tragedia y declive, devino él mismo en demostración irrefutable de que esa tarea es propósito fallido y desvarío intelectual. «La realidad» no deja vía de escape ante su patentidad polimórfica, inaprensible en su todo, escurridiza y cambiante. No obstante, la poesía insiste en ser uno de los caminos para entregarse a ella desde la conciencia de que siempre nos superará, por lo cual sólo es posible lidiar en sus carnes para obtener alguna pequeña piedra preciosa, siempre mínima y brumosa, para que nos sirva de asidero provisorio. 

A ese reino que bascula entre la certidumbre y la búsqueda sin fin, pertenece la poesía de Rafael Arráiz Lucca, pertenecida que ahora remarca con Un bonzo en la nieve (conjunto de nueve poemas inéditos hasta ahora), que le da título al libro (que incluye Pesadumbre en Bridgetown, Poemas ingleses Plexo solar, uno de los mejores poemarios escritos en Venezuela en lo que va de siglo), publicado en Bogotá y disponible en nuestras librerías. 

En esos nueve poemas habita todo el universo distintivo y mejor de la poesía de Arráiz: el afán interior e irredento para desentrañar las hondonadas de la vida, del mundo en el cual ésta emerge y persiste. Es, de nuevo y con mayor avidez y destreza, el ojo de la conciencia moderna y urbana arañando desde adentro en los enigmas, embridada a una religiosidad sacral incompartible, personalísima, desde la que se desordena «el orden» para entenderse («…blanco, blanco / frío y hermoso») con el silencio y la soledad en la gracia de una disposición íntegra no tanto de responder como de preguntar, donde los tiempos son el tiempo, los recuerdos (incluso los del porvenir) una memoria indivisible, y el presente apenas la estancia «para extraer de la realidad / algunas pocas respuestas». De este modo, y sin angustia ni corazón desgraciado («Todo está condenado a perderse / musito con el recuerdo en los labios»), asume que sólo en la lucidez de «la otra conciencia», la que asciende tanto a la alta como a la infrarrealidad, imposibles de entender con los códigos de la sistemática, la lógica o la polvorienta mirada que nos han hecho heredar, es donde reside la luz de esta poesía, no sólo distinta en por ser otra su mirada sino, en su esencia, porque son distintos los ojos del mirar, sentir, navegar en el verso sin la ofuscación de alcanzar lo inmutable, lo definitivo, lo inmóvil y congelado. De allí que el bonzo en la nieve sea frío y quemadura, silencio extremo y callado bullicio íntimo, blancura absoluta y plenitud. En síntesis, soledad y radicalidad, como alma de esta poesía. 

Escritura versicular, coloquial y soliloquial, donde el yo se abre a sí mismo para abrirse al prójimo desde la unidad del caos que siempre es primigenio, fértil e irrecusable, donde compartimos destino y destinos. Sí, la realidad está en la finura de los pliegues, donde «la experiencia de la nieve…» da paso a la búsqueda primordial: «sin dejar de ser él se vio a sí mismo». Vernos (ver al semejante) sin dejar de estar en uno mismo (en todos), es al acto solidario (y, a su manera, neomístico) de la solidaridad en este mundo de hoy y aquí. Así, este poemario no es para clarificaciones ni oscurecimientos (ninguna poesía verdadera lo es). Su propósito está centrado en desafiar a las conciencias para que encuentren sus propias preguntas en un mundo, el del urbanita contemporáneo, que cree tener todas las respuestas pero, eso sí, no sabe a qué preguntas. E increíble, que tras estos magníficos poemas, altos donde los haya, el poeta se despida de la poesía, le diga adiós. En todo caso, reconforta saber que la suya persistirá en la historia de nuestra literatura.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba