Entretenimiento

Compañía Nacional de Teatro: 80 dientes, 4 metros y 200 Kl

Sueños, monstruos y… béisbol

Engendros del desinterés patético que sentimos los unos por los otros, signos
de nuestra ausencia trágica de sensibilidad encarnan en 80 dientes, 4 metros
y 200 kilos.
Escrita por Gustavo Ott, la obra es una épica sobre el
mal, la culpa y, al mismo tiempo, resume, con una alta dosis de humor negro, la
decadencia de una generación durante las últimas décadas del siglo XX, es una
metáfora de los sueños y de las formas que adopta la alineación en el imaginario
de nuestro tiempo.

Narra cómo las obsesiones llevan a las personas a cometer actos irracionales.

Se trata de un espectáculo teatral, dirigido por Julio Bouley, donde el pilar
fundamental es el béisbol, deporte que, en una dimensión poética, permite a
cinco actores representar treinta años de la vida de unos personajes consumidos
por el peso de la conciencia.

"Esta pieza –explica Bouley– tiene un lado grato que se muestra a través del
humor, muchas veces humor negro, que hace reír, pero que conduce también a la
autocrítica. Trata sobre la culpa y la maldad ingenua, esa que no es planeada,
que se da en estado puro. Esa culpa y esa maldad tienen que ver con la
superficialidad que ha traído a la vida del venezolano esa maldición negra que
es el petróleo, la riqueza fácil, que no requiere de mucho esfuerzo."

Y es que entre el horror y la risa, el conjunto de la obra de Gustavo Ott
refleja un país sumergido en la violencia cotidiana y la anomia social.

También retrata el mundo del béisbol, espectáculo que, más que ejemplo de
acción y vitalidad, aparece aquí como un signo de enfermedad, un símbolo de la
bancarrota social, un elemento de goce que consume y un dramático reflejo de las
obsesiones.

"El béisbol –aclara el autor– es el deporte con más reglas que existe, la
mayoría bastante ilógicas. Se trata de un deporte artificial, creado en
laboratorio, difícil de entender y jugar. Mientras el fútbol camina lentamente a
través de los cambios sociales y debe adaptarse al mundo –a veces no sin
reticencia–, el béisbol ya ha dado la vuelta a la esquina de la
contemporaneidad". El montaje de la Compañía Nacional de Teatro propone un
itinerario pleno de transmutaciones temporales y cambios de planos, a una
velocidad y un ritmo que cautivan y sorprenden al espectador.

Ficha Técnica

Autor Gustavo Ott
Agrupación Compañía Nacional de Teatro
Intérpretes Roque Valero, Fernando Then, Héctor Moreno, Julio Rodríguez,
Natalie Cortez, Jeskar Fuentes
Diseño de iluminación Ricardo Morales
Diseño de luces David Blanco
Diseño de vestuario Efrén Rojas
Realización de escenografía y pintura escénica
Freddy Belisario

Realización de vestuario Aurelia Scorza y Moisés
Vicent

Musicalización Julio Bouley
Regidora Caty Clavijo
Asistencia de producción César Gutiérrez y Henry
Ramos

Producción general Silvia Herrera
Dirección Julio Bouley

De la obra

Un campo de béisbol es el escenario donde se desarrolla esta obra dividida en
tres actos, cada uno de los cuales representa una década significativa para el
béisbol, al tiempo que muestra una suerte de paralelismo entre el juego y la
conducta humana. Galardonada con el prestigioso Premio Tirso de Molina (1998),
presenta una alta dosis de humor negro.

Sobre el Autor

Gustavo Ott (Caracas, 1963) es considerado como el actual relevo del teatro
venezolano. Este joven escritor ha desarrollado una prolífica obra dramatúrgica
caracterizada por su agudo sentido crítico y por el uso del humor negro como
herramienta de expresión. En los últimos quince años ha escrito más de treinta
piezas y ha estrenado en diez idiomas. Divorciadas, evangélicas y
vegetarianas
(1989), Con cara de gol en contra (1990), Cielito
lindo
(1990), Pavlov: 2 segundos antes del crimen (1991), Linda
gatita
(1992), Nunca dije que era una niña buena (1992), Gorditas
(1994) y Fotomatón (1996), son algunas de ellas.

Acerca de la Compañía

La Compañía Nacional de Teatro fue fundada en 1985 por el reconocido
dramaturgo y director Isaac Chocrón. Con su primer montaje, La verdadera
historia de Pedro Navaja (1986), la agrupación inicia una exitosa carrera
en las artes escénicas dentro y fuera del país, con numerosas representaciones y
varios premios en su haber. Entre sus puestas más destacadas recordaremos
Acto
cultural (1986) de José Ignacio Cabrujas, La tempestad
(1987) de William Shakespeare, Caín adolescente (1987) de Román Chalbaud,
Yo también soy candidato (1988) de Rafael Guinand, El
acompañante
(1990) y Asia y el Lejano Oriente de Isaac Chocrón,
esta última aplaudida en cinco países y merecedora del Premio de la Crítica en
el Festival Internacional de Teatro de Uruguay.

La Crítica

"A la par que ese habla y se disfruta un singular béisbol, se desnuda
a la clase media interesada únicamente en los placeres sensoriales y en la
riqueza fácil, esa que se obtiene por la vía del juego o los delitos de todo
tipo… Es un montaje donde no hay desperdicio alguno y cuya pista musical es
vital para lograr esa atmósfera siniestra, sobre una parodia de diamante
beisbolero, donde tres miserables se lo juegan todo y pierden la vida… ".

E.A. Moreno Uribe. El Mundo. Enero 2002

"Julio Bouley es un director creativo y ecléctico, que ya ha logrado integrar
a su repertorio una variedad de estilos escénicos. En esta oportunidad cumple
sin remiendos su parte del trabajo. Logra dar vida a los personajes; les plantea
juegos escénicos que disipan la sobrecarga textual; los monta en una espléndida
escenografía (de Ricardo Morles) […] funcional y maravillosamente teatral…".
Diego Casasnovas. El Nacional. Febrero 2002

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba