Entretenimiento

Crimen Imperdonable

(%=Image(6340499,»R»)%) Resultan imperdonables las traducciones -las más de las veces absurdas- en los títulos de los films. Aún no entiendo el criterio empleado. ¿Será a los efectos de taquilla? ¿ Es que el título en un país podría influir en otro? No sé…me atengo a los resultados. En el caso de “Crimen imperdonable” estamos haciendo un juicio de valor: todo crimen es imperdonable, pero el título original en inglés es “En el cuarto”, que es una expresión técnica usada por los que pescan la langosta y que significa que cuando dos langostas se encuentran en un mismo compartimento se atacan la una a la otra. Esto es justamente lo que pasa en el film de Todd Field, su ópera prima.

En un pueblo de la costa de Maine un matrimonio, él médico (Tom Wilkinson) y ella profesora de un coro (Sissy Spacek) llevan una vida aparentemente plácida cuya rutina se irrumpe al morir su hijo Frank (Nick Stahl) de un tiro en el cerebro. Joven, a punto de entrar en la universidad, Frank está enamorado de Melanie, una mujer mayor que él (Marisa Tomei), con dos hijos pequeños y separada de su esposo quién en un arrebato de celos dispara mortalmente a Frank. Toda muerte implica necesariamente un ajuste de cuentas con el resto de la familia y con uno mismo, y los matrimonios no escapan de este sino. Esta particularidad ya lo hemos vistos en films como “Gente ordinaria” de Robert Redford, “El turista accidental” de Lawrence Kasdan, “Los bellos mañanas” de Atom Egoyan y más recientemente en “El cuarto del hijo” de Nanni Moretti donde comienza a destaparse la disfunccionalidad que existe en los matrimonios a raíz de la muerte de un hijo. (%=Image(5940793,»L»)%)

“Crimen imperdonable” quizás resulte un film un tanto largo para el espectador que prefiera de más acción dramática y de más movimiento, pero la descripción de los personajes, en tenor lánguido , es de tal fuerza psicológica que cada gesto, cada mirada, revelan mundos por descubrir. Este es también un film abierto pues las motivaciones que se concretan en hechos palpables y puntuales, están descritas en tono subrepticio y las conjeturas varían. El guión -visceral en su lenguaje- se contrapone por la ambigüedad de las percepciones, el problema de la existencia del “otro” y la “otredad”, “el infierno son los otros” decía Sartre, sirve de apoyo para la caracterización de los personajes, todos ellos espléndidos.

Pero son las mujeres quienes arrebatan los laureles: Marisa Tomei, siempre estereotipada en papeles de comedia insulsa es la Natalie insegura, vulnerable, temerosa de las represalias de su entorno, su actuación ha sido alabada con justeza como el mejor papel de su carrera y Sissy Spacek como la madre, viene arrastrando un curriculum de memorables actuaciones “ Badlands” (1973), “Carrie” (1976), “La hija del minero “(1980) y “Desaparecidos “(1982); aquí reaparece como la madre intuitiva y perceptiva, dominante y arrogante cuya volatilidad emocional estalla al confrontar a su marido y a la amante de su hijo, es al mismo tiempo una mujer solitaria, abnegada y cruel en su afán de venganza. El film merece ser visto sólo por estas actuaciones.

CRIMEN IMPERDONABLE” ( In the Bedroom) /EEUU 2001.

Director: Todd Field; Guión: Bob Festinger, Todd Field basado en la historia “Matando” de Andre Dubus; Fotografía: Antonio Cahoache; Música: Thomas Newman; Intérpretes: Sissy Spacek, Tom Wilkinson, Nich Stahl, Marisa Tomei, Karen Allen, Celia Weston, William Mapotter.
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba