Cultura

El arte de Adrián Pujol y Rosa Canelón se apropia de Portuguesa

El Museo de Arte Acarigua-Araure presenta desde el 24 de mayo hasta el 23 de agosto 2015 dos muestras individuales, el trabajo de los artistas Adrián Pujol y Rosa Canelón bajo la curaduría de Benjamín Villares.

En esta ocasión, la institución se enorgullece de presentar el trabajo de Pujol, artista de larga y fructífera carrera reconocido sobretodo por sus paisajes y retratos, quien nos trae en esta ocasión su trabajo más experimental.

Sincrónicamente, el museo inaugura la muestra de Canelón, una artista joven con una prometedora carrera con una impronta personal ya resaltante.

Es de esta manera que el museo se complace de tener en sus espacios dos miradas diferentes que se tocan solo tangencialmente en parte de su temática al explorar los significados de lo cotidiano, a través de los espacios y conexiones de una casa ícono para Pujol y los objetos de una casa común para Canelón.

En la exposición «Adrián Pujol, conjeturas inhabituales», el reconocido artista mallorquín, establecido en Venezuela desde 1974, presenta 41 piezas de su trabajo más experimental: en la serie «La casa como un paisaje», el artista explora las relaciones entre arte y arquitectura en la Villa Planchart en Caracas (Gio Ponti).

En la serie «Tablas» juega con los elementos y las escalas arquitectónicas, acercándose en close-up a los elementos, colores y materiales utilizados en la villa, todo desde su perspectiva pictórica. En las constelaciones, piezas de carácter más instalativo, se intuye la búsqueda del orden y la clasificación a través de la inter-conexión de elementos.
Finalmente, con su obra tridimensional nos pasea por un heterogéneo grupo de piezas que sin embargo hilan, al igual que en las otras series mostradas, sus inquietudes e intereses.

Por ejemplo, encontramos «Horizonte incierto», sólido geométrico irregular formado solo por aristas y sin planos, que sustituye un trozo del paisaje sin que este se desmorone, creando una capa estructural transparente que nos permite entender lo que está escondido a la vista.

En palabras de Villares, «en lo que respecta a la obra tridimensional, notable novedad dentro de la dilatada y extensa carrera de Pujol, nos sorprende por su variedad y versatilidad. Las piezas más abstractas como los ‘Horizontes inciertos’, sugieren un paisaje imaginario relacionado con estructuras, no perfectas, recompuestas, pero que sostienen su idea de elemento constructivo».

Por su parte, Rosa Canelón ofrece la muestra «El alma de las cosas».

Esta joven artista larense, que se perfila como una prometedora revelación, nos muestra la intimidad del hogar desde la retórica universal de los objetos de una casa.

A través de su característico trazo y uso del color, los objetos retratados asimilan emociones y significados determinados. Como describe Villares: «A modo de recordatorio nos invita a reflexionar sobre la vida, llamada cotidiana, al sugerir que impregnamos constantemente a los ambientes que nos rodean de una energía intangible, que organiza un sistema de significantes y referencias de nuestras experiencias personales».

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar