Cultura

En Carrizal se construye lo que será el vitral mariano más grande de Miranda

Daniel Murolo -Miranda.-

@dmurolo

El pálido blanco que hoy viste las paredes internas de la estructura en construcción comienza a recibir cálidos destellos de color. Los ventanales que bordean lo que será la réplica modernizada del Santuario de Fátima, ubicada en el Municipio Carrizal de Miranda, son cubiertos por enormes vitrales diseñados y elaborados especialmente para el espacio.

Yenny Monges y Alexander Hernández están encargados de la obra; son los únicos vitralistas en Venezuela capaces de cumplir con el objetivo: diseñar, construir y montar lo que será el vitral más grande de los Altos Mirandinos, tarea que aspiran culminar en 2018.

Tras esperar varios meses por la materia prima –vidrios- finalmente hace exactamente un año iniciaron la obra, por estos días terminan de instalar los vitrales laterales del proyecto y se preparan para lo que será la prueba de fuego, realizar el trabajo principal del Santuario, el cual tendrá 117 metros cuadrados.

Tienen adelantada la estructura de soporte y los vidrios de protección. Yenny no puede ocultar la emoción que siente cada vez que habla del diseño y los detalles. “Hemos hecho trabajos con mucha más área, pero es primera vez que hacemos uno de ese tamaño”, agrega la experta.

Cuando sea inaugurado el templo, al entrar los feligreses verán encima del altar una estatua de la Virgen de Fátima de cinco metros de altura, el trabajo de la pareja de artistas es construir el fondo en vitral, “es el típico paisaje del lugar donde ocurrió la aparición en Portugal”.

En el boceto, que por estos días reposa en la mesa de trabajo de Yenny y Alexander, se puede observar en blanco y negro como será: los pastorcitos a cada lado de la estatua, con un rayo de luz que cae desde lo alto y arropa la imagen; lo novedoso es que incluye los misterios del rosario con la idea de que los feligreses se guíen viendo el vitral mientras lo rezan.

“El concepto fue definido por el párroco fundador de la iglesia y nosotros como artistas”, agrega Alexander. Los vitrales laterales, ya prácticamente listos, incluyen motivos criollos como la beata venezolana Madre María de San José y José Gregorio Hernández, que es venerable y que por esa razón permanecerá cubierto hasta que sea beatificado.

Cinco personas trabajan arduamente en el taller que dirige la pareja, dependiendo de la labor que estén realizando aumenta o disminuye el número. Se trata de artistas procedentes del interior del país, “son ayudantes para vitralistas expertos en la materia que fueron entrenados por nosotros mismos”, explica. Para el gran vitral esperan que llegue en los próximos meses de Nueva York –EEUU- otra tanda de vidrios.

En cuanto a la fecha de inauguración del templo, Yenny pide paciencia y recuerda que el Santuario de Fátima en Portugal fue construido en 25 años. La escasez de materiales ha retrasado la obra y aunque ya está lista la estructura lo que falta es lo más costoso, los detalles.

En la parte inferior de los vitrales ya instalados se puede leer los nombres de los artistas. “Uno se inmortaliza con estas obras, estamos hablando de un trabajo milenario”, agrega visiblemente emocionada.

A la hora de conceptualizar tuvieron siempre presente que se trata de una réplica modernizada, por eso los ventanales muestran en vivos colores personajes de nuestros tiempos como es el caso de los pastorcitos que fueron recientemente canonizados, las cenefas son modernas y además de los beatos venezolanos se encuentra el Papa Juan Pablo II, un santo de nuestro tiempo.

Aclara que se utilizó la técnica antigua de elaboración para garantizar que sean milenarios. Estudiaron durante meses la historia de cada uno de los santos para lograr la simbología, “nos encomendamos a cada uno de ellos y nos mantenernos en un nivel espiritual durante el proceso de elaboración”.

Los rostros son tarea de Alexander, no se trata simplemente de saber dibujar, sino de lograr esa santidad que le da el carácter especial al templo. La única manera que se dañen es que se rompan, gracias a la técnica utilizada la pintura es parte del vidrio.

En los próximos meses procederán a desempacar la estatua de la virgen, la que deberán –cual sastre- presentar en su lugar final para medir y poder sacar las proporciones exactas de los pastorcitos que conformaran el gran vitral.

Entienden la responsabilidad que reposa sobre sus hombros, saben que se cuentan por miles los devotos de todo el país que han donado dinero para la construcción de lo que se convertirá en un icono religioso venezolano.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba