Cultura

La Berlinale 2015 abre con una reinvidicación feminista

En la conferencia de prensa inaugural de la Berlinale a raíz de la presentación del programa del festival (unos diez dias atrás) afirmaba su director Dieter Koslick que el certamen de este año 2015 se caracterizaría por “mujeres fuertes en situaciones extremas” y por iniciarse por segunda vez en los 65 años de la Berlinale (después de Margaretthe von Trotta) con una película de una mujer directora. No es un verdadero esfuerzo por reinvidicar el tema político de la famosa quota pero si un posicionamiento al tema. Sin duda alguna, el mundo cinematográfico en todo el planeta sigue estando en manos de los hombres.

La película de Isabel Coixet „Nadie quiere la noche“ es un buen ejemplo del anuncio anterior: mujeres fuertes en situaciones extremas. Juliette Binoche, la expresiva y versátil actriz francesa interpreta en la película a la arrogante y burguesa Josephine Peary, esposa de Robert Peary, uno de los primeros exploradores norteamericanos en acceder al Polo Norte e hizar la bandera en el punto más norte de la tierra.

Josephine, aburrida y hastiada de esperar en su casa en Washington por su hombre, decide ir en su búsqueda sin escatimar costos ni riesgos porque, entre otros motivos no tan conscientes quiere compartir la gloria del descubrimiento junto a su hombre „blanco“, fuerte como un „oso“. Su contraposición femenina es Allaka una mujer inuit, (esquimal), interpretada por la actriz japonesa Rinko Kikuchi), quien es la amante de Robert Peary.

Ambas, esperaran el regreso del hombre amado en una estación de madera endeble. Josephine se debate internamente por su amor hacia Robert y sus celos al saber que Allaka ha sido su amante y de quien además espera un hijo. La espera se hace larga y el invierno se avecina dia a dia con el agobio de la noche que cae largos meses. Sobrevivirlo es un asunto de suerte y habrá que comer carne cruda de cualquier animal que se cruce por el paso, hasta de un perro. Llegará una tormenta de nieve que lo destrozará todo. El único refugio para ambas será un igloo.

Dos mundos se confrontan. Dos posiciones sobre la vida, la naturaleza, el amor y hasta la muerte. La arrogancia de clase y la mentalidad colonialsta de Josephine parecen mitigarse con la lucha por la supervivencia, pero en el fondo desestima la cultura Inuit y Allaka y los suyos son a sus ojos personas de segunda clase. Y, sin embargo, la necesidad, el hambre y el frío terrorífico las acerca hasta casi la muerte. Solo en el último momento Josephine es rescatada. Allaka queda atrás con su hijo recien nacido muerto en sus brazos. No. Ninguno de ellos habrá de despertar en la primavera.

Página oficial del festival: www.berlinale.de y http://moments.berlinale.de

/

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba