Cultura

Los corgis de la reina Isabel II serán cuidados por el príncipe Andrés y Sarah Ferguson

El príncipe Andrés, hijo de Isabel II, y su exesposa Sarah Ferguson se quedarán con los perros corgis de la reina, Muick y Sandy, confirmó un portavoz del duque de York.

Durante el confinamiento del Covid, Andrés le regaló a su madre a Muick, y un dorgi (híbrido entre corgi y perro salchicha) llamado Fergus, pero este último murió en mayo de 2021, poco después de la muerte de Felipe de Edimburgo.

Para reemplazarlo, las hijas de los duques de York, Beatriz y Eugenia, le regalaron a su abuela a Sandy, por su cumpleaños 95.

Los corgis de Isabel II, eran uno de sus distintivos universales, y disfrutaban de una vida de comodidades con su antigua dueña: chefs de la realeza preparaban con esmero su menú, psicólogos caninos los atendían cuando surgían problemas entre ellos, y tenían su propio calcetín en Navidad donde recibían sus regalos.

Un amor incondicional

El amor de Isabel II por los corgis se remonta a sus siete años, cuando convenció a su padre que le comprase uno. Entonces, Jorge, duque de York, aún no era heredero de la Corona.

La mayoría de los más de 30 perros que la difunta tuvo en su vida eran de la raza autóctona corgi galés de Pembroke. Ahora, la comunidad de dueños de corgis en el Reino Unido siente que se han quedado sin la gran madrina de sus animales.

Kay Hogg, secretaria en Escocia de la Liga de Corgis de Gales, asegura que con el deceso de su majestad «se ha perdido una parte de nuestro mundo».

En declaraciones a la agencia local PA, Hogg recordó que «allá donde iba la reina, había siempre corgis», una raza que calificó de «pequeños perros con grandes personalidades».

*Con información de Efe

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba