Entretenimiento

De divas, perros y extraterrestres

(%=Image(7068913,»L»)%) Los espectadores festejaban las ocurrencias del diálogo y las actrices, en escena, se sumaban a la algarabía en la noche de la presentación a la prensa. En momentos en que la población continúa siendo bombardeada por noticias poco alentadoras, “ANTIDIVAS”, la comedia de Manuel Mendoza y Alejandro Aragón, se presenta como una simpática opción para sentarse en la butaca del teatro y dejar deslizar el tiempo, tiempo que se convierte, por lo demás, en un rato de sosiego y risa liviana. Aunque la crítica no ha sido nada benigna.

Puchi Fajardo Ladrón de Guevara (Maria Conchita Alonso) y Eulalia Carratalá (Mimí Lazo) son dos presentadoras de “Lengua suelta”, un programa de televisión matinal en un pueblo de provincia. Ambas se convierten en la mujer orquesta, asumiendo las tareas de limpieza, escenografía, de producción, maquillaje, amén de locutoras, guionistas y productoras. Para colmo, tal programa de marras ostenta el honor de contar con cero rating. Ese día particular, Puchi y Eulalia anuncian que de California, dos divas han sido invitadas especialmente al programa: Maria Conchita Alonso y Mimí Lazo quienes vendrán desde sus casas en Beverly Hills y Bel Air, respectivamente, para conversar con ellas ( y los televidentes). Durante el transcurso del programa y en los lapsos de comerciales, las susodichas -dizque amigas- se desnudan emocionalmente saliendo a relucir los trapos sucios de ambas.

(%=Image(4768630,»R»)%) Quizás el mejor momento de la obra ocurra cuando ambos personajes parodian a las divas (es decir, a ellas mismas) en tono espontáneo, ameno. “Antidivas” no es más que un vehículo para las estrellas, la una seudo-mística, lectora de Derek Chopra, la otra contundente y sin pelos en la lengua. A Maria Conchita Alonso le faltó, en la noche del estreno, proyección de voz, aunque su presencia es encantadora. Pero es Mimi Lazo quien se roba el show con su presencia gestual y física y dueña de los parlamentos. Es vox populi que el guión sufrió alteraciones durante los ocho días de ensayo a instancia de las divas. Tanto Mendoza como Aragón tienen pasta para la comedia con ciertas frases de antología. “Antidivas” no pretende ser un estudio exhaustivo sobre la condición de diva, podría haberse coleado algunos parlamentos más trascendentales (era la oportunidad). Lo que vemos es una comedia intrascendente, localista, un soplo de aire fresco que se evanesce al instante.

En el comienzo de vacaciones, siempre resulta tarea adulta qué hacer con los niños para encontrarles distracción. “SPOT” asume la tarea de deleitar al público infantil con las hazañas de un cartero del servicio postal norteamericano (David Arquette) fungiendo como un comando antiperros hasta que aparece un super-perro (Agente 11) que se empeña a luchar contra el crimen y los mafiosos. “Spot” está doblado al castellano por lo que los niños seguirán con fruición esta comedia de aditamentos perrunos.

Hay algo que no cuadra desde el comienzo de “EVOLUCION”, el film de Ivan Reitman (autor del exitoso “Ghostbusters”), al tratar con un enfoque de comedia un tema darwiniano: la evolución de las especies. El melodrama – como la comedia dramática- no lo maneja cualquiera; el europeo, sobre todo el italiano, quizás por su mentalidad, es un experto en manejar con fluidez y verosimilitud lo trágico con lo cómico. Reitman, nacido en la República Checa emigró al Canadá a la edad de cuatro años. Quizás, el haber crecido en el país del norte desde temprana infancia se haya asimilado a otra mentalidad dejando de lado su lado europeo, asumiendo rasgos más pragmáticos en la concepción de las cosas.

Un aprendiz a bombero (Seann William Scott) casi se le cae encima un meteorito en pleno desierto de Arizona. Por azar, dos científicos (David Duchovny & Orlando Jones) se enteran de la cuestión y descubren que de la roca emana un líquido que, por efecto de mitosis, en cuestión de días una evolución que duró doscientos millones de años se producen en la Tierra en varios días : desde los primeros indicios de vida – protozoarios- pasando por los dinosaurios (y otros saurios) hasta nuestros ancestros, los primates. El gobierno obviamente se entera y quiere meter cuchara en este peligroso asunto. Aparece otra científico (Julianne Moore) que se enamora de su colega que trabaja en la competencia. Se pronostica una catástrofe: en pocos días todos los Estados Unidos serán invadidos por estos monstruos ( muchos de ellos simpáticos peluches con lenguas alucinantes e insectos con colores de anilina. Ciertas frases del guión poseen su gracia, pero Reitman se tambalea en la confusión entre comedia y drama. Al final Julianne Moore decide embarcarse en la empresa privada pues los sueldos del gobierno no son gran cosa; bueno, eso lo sabemos todos. Un film totalmente imprescindible.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba