Entretenimiento

Decálogo del Magisterio

Primero.- Acostumbrarse, desde el primer día, a dar sin esperar nada en cambio.

Segundo.- Convencerse de que no importa tanto lo que se enseña cuanto lo que se comparte; sobre todo, saber que se ayudó a templar el alma para la vida, para el mundo nuevo.

Tercero.- Convencerse de que lo que sabemos se lo debemos a los alumnos, levadura indispensable para los trasnochos y aprendizajes necesarios.

Cuarto.- Entender que el arte de la docencia exige un sexto sentido que va desde los gestos, el humor y el buen gusto, hasta el uso racional del tiempo lúdico.

Quinto.- Contentarse con haber logrado, gracias a la entereza y la constancia, el equilibrio entre lo humano y lo divino, la loca cordura que cabalga en nuestras venas.

Sexto.-   Saberse partícipe de la Comedia Humana, la cual valdría la pena que, al final, cada quien la describiese con su mejor autobiografía.

Séptimo.- Contar con el canibalismo social en el que se debate el atenazante acontecer que nos circunda.

Octavo.-   Ver en los discípulos a los mejores evaluadores, quienes hacen al maestro en fecundante co-creación.

Noveno.- Empujar hacia delante, sin quedarse nunca rezagados, ayudando a que el pueblo alcance la libertad soñada.

Décimo.-  Echarle corazón a cada madrugada, a la esperanza, al sueño, a los caminos, hasta dar con nuevos proyectos, nuevos ideales, creando al hombre necesario para el nuevo tiempo, para los siglos por venir.

Otrosí.- Docente educador tú eres un grito de fe porque crees en el hombre; un grito de esperanza porque siembras lo que otros cosecharán; un testimonio de amor porque mueres  un poco cada día para que otros vivan plenamente. No dejes de sembrarte con coraje en el surco del corazón humano y volverás a ser pan en muchas mesas para vivir cuando ya no vivas.  (Anónimo) Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar lo que enseñas. (José Ortega y Gasset) Una cosa es saber y otra saber enseñar. (Marco Tulio Cicerón) Pobre del estudiante que no aventaje a su maestro. (Leonardo da  Vinci) El verdadero huérfano es el que no ha recibido educación. (Proverbio turco) Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades. (J. de la L. Caballero) La educación es un seguro para la vida y un pasaporte para la eternidad. (Aparisi y Guijarro). La educación del pueblo es necesaria para la conservación de la libertad. (Carnot)

 

[email protected]

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba