Entretenimiento

Deconstrucción de la Realidad: Asdrúbal Colmenárez:

                                                                          El arte debe concebirse como la vida misma,

tiene un riesgo permanente,

 si repites  o transitas en el arte por un camino conocido,

 te alienas.

El arte tampoco es una  realidad  fenoménica,

sino un cuestionamiento,

al igual que la filosofía.

Una obra no es importante que sea fea o bonita,

sino que llame a la reflexión y al cuestionamiento de uno mismo

 y de la sociedad que nos rodea.

Ése es el fundamento conceptual de mi obra…” (A.C.)

En la serie Des-trame (2012-2014) de Asdrúbal Colmenárez, lo tradicional, lo histórico y  lo contemporáneo convergen vinculados a la trama, el textil, el Ready Made, el trazo  de la máquina, la fusión de técnicas, estilos y materiales diversos. Estos sentidos se revelan en  piezas, donde el creador se incorpora a la obra a través de imágenes fotográficas y despliega una biografía existencial individual y colectiva.  Su fotografía serializada está presente en diversas áreas del cuadro, una repetición que revela una de sus pasiones e inspiración: el cine.  

Al incorporar su individualidad a la obra —mediante fotos marcadas por sellos de pasaportes— testimonia al carácter cosmopolita que caracteriza su vida y su formación artística. En 1968 se traslada de Trujillo a París, mientras en Venezuela se vive un salto atávico  de ceguera ideológica como lo fue la insurrección armada, inspirada en la revolución cubana,  y la toma del poder por las armas que  entierra la democracia, y  da nacimiento a las dictaduras de partido y al pensamiento único. En París se vive uno de los episodio de mayor efervescencia creativa de Europa en el siglo xx «el mayo francés» con su consigna de «la imaginación al poder». Se radica en París y llega a ser profesor en la Universidad de París VIII, donde dictaran cátedra Michel Foucault, Gilles Deleuze, Frank Popper, entre otros  intelectuales.

 El artista convierte la obra en un espejo de sí, muy de cerca con el mito griego de Narciso, pero mediante una relectura: el adormecimiento de la conciencia crítica    destruye nuestra voluntad creativa necesaria  para transformar la realidad. Plantea el uso del espejo para aprender a conocerse y asumir una conciencia crítica, herramienta esencial para actuar sobre nuestra realidad. Es empezar a vivir en lugar de ser vivido, pensamiento que desarrolla el filósofo José Ortega y Gasset, en sus Meditaciones del Quijote, al afirmar: «Yo soy Yo y mis circunstancias», y añade si no las salvo, tampoco me salvo yo.

 La vida puede ser percibida como  arte,  y convertirse en  una de las fuentes de inspiración para el  creador contemporáneo, así lo cotidiano y el azar motivan  la creación. En la serie Des-trame este instante brota cuando  observa una tela destramada  que con sus hilos ejecuta  movimientos al ritmo del viento, Colmenárez se percató de que no se perdían las formas impresas en la tela, sino al contrario nacía una situación visual y existencial con la deconstrucción, donde la ausencia se transformaba en presencia.

«Me considero un artista postmoderno, pues no sigo un estilo y trato de no copiarme a mí mismo. No busco hacer una obra, busco la creación per se. Finalmente soy más un creador primitivo que intelectual, ante todo deseo divertirme haciendo las cosas, y me da placer hacerlas con las manos». (A.C.)

No es la primera ocasión en la que profundiza en esta temática, tal como se presentó en sus viviendas efímeras: una trama constructiva de hilos enrollados sobre sí mismos y endurecidos con hojas de papel periódico. Este material cotidiano se transforma en materia para refugios o cobijos improvisados,  y se vincula a una problemática actual: los nómadas que habitan nuestras urbes y la estética que crean en su búsqueda por sobrevivir entre laberínticas ciudades.  

Es este un lenguaje visual que más que responder a una lógica interna, surge como resultado de la experimentación de taller, como vía para percibir los límites de los materiales y de la realidad. Para hacerse eco de su tiempo al generar un proceso de-constructivo metáfora de la paradójica Venezuela actual.  Esto ocurre en el objeto encontrado en la tela destramada, que transmite transparencia, y elementos plásticos azarosos entre los que se encuentran las formas   que van desde diseños florales, cartografías, animales, cómics, escenas de la vida  que  se desmaterializan y reconstruyen con la percepción del espectador. Heterogeneidad movida por el deseo de utilizar materiales diferentes para unir texturas y naturalezas completamente opuestas. Una consecuencia de su visión de la armonía, que logra por contraposición y no por semejanza.

«La armonía se consigue en la naturaleza por contraste, no por afinidad. Por ejemplo, en un peñasco muy violento y fuerte es común ver como emerge un arbusto que florece, algo insignificante logra burlar la dureza de la roca. Pero esa flor no se puede quitar ni poner y ésta es para mí una composición perfecta. Ese contraste lo consigo en la pintura mezclando estilos, y sobre todo en la escultura mezclando materiales». (A.C.)

Otro de los recursos que caracterizan este lenguaje visual es lo inacabado y  la heterogeneidad,  metáfora de una civilización caracterizada por la convivencia de la multietnicidad y la multiculturalidad, donde se hace urgente el concepto ético de tolerancia. No sólo los materiales y técnicas del artista nos hablan de esto, sino principalmente sus temáticas, como en las series Mare Nostrum, Latencias nómadas, y las inspiradas en obras literarias universales, es ésta una aceptación de lo diverso como parte de nuestra humanidad.

«Creo que la obra de arte debe tener fallas, los hindúes dicen que precisamente son las fallas, las que hacen una obra interesante. Porque piensan que la perfección no debe existir, porque creen que solamente debe ser perfecto Dios. Inclusive en muchas obras cuando me equivoco, las tacho y dejo todos los defectos, pues si comienzo racionalizar rompo el   trance creativo». (A.C.)

Las obras de la serie Des-trame nacen   de un proceso experimental  y de la percepción de  una Venezuela que se está  transformando  para dar nacimiento  un país anhelado, soñado; que debemos reconstruir en nuestra imaginación antes de materializarlo, así como la obra destramada reconstruye sus formas en la percepción  atenta.  

 Si se encuentra una obsesión en esta propuesta, es una categoría y no una temática o estilo, tal como es el juego desde diversas perspectivas, que se encuentra presente de una u otra forma en cada una de las etapas de su lenguaje plástico  elementos irónicos como el cómic, la paradoja, el absurdo que señalan diversos niveles de significación. Entre los que se encuentra  la violencia en que vivimos sumidos en los puños cerrados y golpeantes  de cada una de estas obras.

 «No puede existir el arte por el arte, sobre todo para mí, debe ser crítico, no crítico social sino de lo que el hombres es y hacia dónde va. Toca más la filosofía que lo social en un mundo que   cada día se va desmoronando». (A.C.)

 

Cortometraje:

Asdrúbal Colmenárez: Diálogos Nómadas

http://youtu.be/eP1FUbcClp0

 

You Tube: 

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba