Entretenimiento

El boom del arte mueve millones

Fuertes ventas y récords millonarios en Sotheby’s y Christie’s, los termómetros del mundo de las subastas de arte y antigüedades, coinciden con lo que observadores, expertos y galeristas vienen afirmando: la solidez del mercado de arte en estos momentos. Y no sólo en Nueva York, Hong Kong o Londres, sino en el Gran Miami.

Entre el miércoles y el viernes pasados, un verdadero frenesí de adquisiciones impuso nuevas marcas de precios para Paul Gauguin, Amedeo Modigliani, Claude Monet y Joan Miró, entre otros, aparte de que en Nueva York ambas casas mencionadas subastaron en esos tres días lotes por unos $388 millones [Sotheby’s, $232 millones; Christie’s, $156 millones].

»Ha sido uno de los más altos resultados que hemos tenido en los últimos años. Las ventas fueron muy, muy fuertes», dijo Bendetta Roux, una portavoz de Christie’s, a El Nuevo Herald.

Para David Norman, vicepresidente del Departamento Mundial de Impresionistas y Arte Moderno en Sotheby’s, las ventas denotan un »mercado saludable con un poderoso apetito para grandes obras». El total del jueves para esta casa fue la cifra más alta en venta de impresionistas de los últimos 14 años.

El jueves por la noche, en Sotheby’s, el óleo Maternité (II), de Paul Gauguin (1848-1903), se fue en $39.2 millones [récord anterior: $24.2 millones]. Se dice que en la obra del pintar francés la tahitiana con el niño que aparece en primer plano es la amante del propio artista, quien sería el padre del bebé; pero además de representar una cúspide profesional, »es una de sólo un puñado de grandes obras de Gauguin que permanecen en colecciones privadas», según un comunicado.

Otra amante, Jeanne Hébuterne (devant une porte), un melancólico óleo que realizó Modigliani en 1919, subió hasta $31.3 millones [r/a: $26.8 millones]; un Piet Mondrian no restaurado, New York 1941/Boogie Woogie 1941-42, llegó a $21 millones [r/a: $9.6 millones]; y Le Chasseur de Chez Maxim, de Chaim Soutine, se vendió en $6.7 millones [r/a: $2.5 millones].

Pero no sólo los grandes nombres atrajeron compradores, pues obras de artistas menores y obras menores de Picasso, por ejemplo, también fueron disputadas. Esculturas de Henry Moore y de Barbara Hepworth se fueron por encima de sus últimos precios.

Manuel E. González, ejecutivo mundial de arte de JP Morgan, ejemplifica la situación con una anécdota:

»Había un señor comprando y comprando y comprando arte, y la galerista le dijo: ¿por qué invierte tanto en cuadros? Mire, señora, le respondió el comprador, si la Bolsa se cae, el dólar rueda por el suelo, pero el arte siempre conserva valor», narró González.

»Esa mentalidad es lo que ha desatado esta situación, sobre todo con los impresionistas. Es un mercado de vendedor, de ahí que los precios se hayan disparado», dijo el experto.

El jueves por la noche en Christie’s, obras de Giorgio de Chirico, Tamara de Lempicka y Odilon Redon también impusieron récord, y el miércoles se vendió en $20.1 millones un óleo de Monet, Londres, le Parlement, effet du soleil dans le brouillard. La obra impresionista había estado por 100 años en la misma familia, la de Paul Durand-Rüel, el marchand de Monet.

Esa misma noche, el martillo sonó en $11.7 millones para Caresse d’Etoiles, de Miró; en $11.2 para Le Pont de Trinquetaille, de Vincent van Gogh; y en $10 millones para Portrait de Femme, de Paul Cezanne.

Asimismo, la fiebre de comprar buen arte también arde en el sur de la Florida, donde la venta de obras latinoamericanas es más intensa. Galeristas de larga trayectoria así lo atestiguan.

»Es un proceso que viene sucediendo ya desde hace varios años, y obedece, en mi opinión, a un impulso tremendo que viene de las clases medias altas de todas partes, de Europa, de Asia», acotó Ramón Cernuda, de Cernuda Arte.

Interrogado sobre la revitalización en el mercado de arte, el especialista respondió: «Estoy totalmente de acuerdo con la adquisición de obras de arte como inversión. No creo que deba ser la única motivación, pero ciertamente, como inversión, el arte da retornos».

»Las artes en los últimos 50 años han dado mejores retornos que los bienes raíces y la Bolsa», precisó Cernuda. »Pero hay que saber escoger qué artista, qué período», acotó.

Una verdadera pionera del arte en el sur de la Florida, Virginia Miller, de Virginia Miller Galleries, que se especializa en arte latinoamericano, atribuye a la demanda el aumento en las compras y los precios.

»Miami es un área donde la gente de otras partes del mundo viene a comprar bienes raíces. Entonces, el que compra un condo, compra arte para sus paredes», indicó Miller, que resaltó la importancia para la ciudad de Art Basel.

Otro galerista de larga trayectoria, Gary Nader, opinó que el mercado es el más fuerte de los últimos 10 años.

»Muchos europeos vienen a comprar, pues el euro les beneficia. Creo que se debe al placer que proporciona una obra de arte y su valor intrínseco», dijo el especialista, de la galería Gary Nader Fine Art.

Sobre el arte como inversión, Nader afirmó: «Es diferente a comprar acciones; uno no puede invitar a sus amigos a beber vino para que vean acciones compró».


Funte:El Nuevo Herald

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba