Entretenimiento

El bosquecito de María: epicentro de reflexión, milagros y revelaciones marianas

Daniel Murolo-Altos Mirandinos
@dmurolo

En silencio Zulay barre cada mañana las caminerias. Está encargada de abrir la puerta a los visitantes, mantener aseado el templo y los amplios jardines que conforman el “bosquecito de María”, un centro de oración y recogimiento enclavado en pleno corazón de los Altos Mirandinos.

Se trata de la casa de oración Ana María Pérez Rendiles, convento que funge como hogar de Las Siervas de Jesús, se encuentra ubicado en la calle José Manuel Álvarez del Municipio Carrizal, entre Los Teques y San Antonio de los Altos.

Zulay, oriunda de Boca de Uchire, es la encargada desde hace casi tres años del mantenimiento de las instalaciones que diariamente son visitadas por cientos de feligreses procedentes de prácticamente todo el estado Miranda.

A las 7:30am la mujer, quien reside en Los Teques desde hace 25 años, llega para iniciar las labores diarias. Desde hace 19 años este lugar es epicentro de reflexión, milagros y revelaciones marianas, al igual que el santuario de la Virgen de Betania, ubicado en la carretera nacional Cúa-San Casimiro.

El “bosquecito de María” en Los Altos MirandinosAbierto al público de martes a domingo, sus visitantes manifiestan que experimentan la presencia de la virgen por la extrema tranquilidad que se percibe en el lugar, donde existe un bosquecito natural de gran belleza que cuenta con las 14 estaciones del Vía Crucis, recorrido que puede hacerlo los fieles visitantes o congregaciones todos los viernes a las 3:00 de la tarde.

De esta forma, se cumple uno de los mensajes de la madre de Dios, quien pidió que todos los miércoles y viernes de todo el año los feligreses organizados por peregrinación hicieran el Vía Crucis como forma de «afianzar su fe en Dios».

La mujer disfruta al máximo poder servir en un lugar tan especial, reseña que son múltiples las historias de milagros que ha escuchado e incluso presenciado. Es mariana, por lo que su labor que se extiende hasta las 4:00 de la tarde no lo ve como un trabajo.

En el lugar existe una capilla donde se celebran todos los días misas, a excepción del lunes, día en que está cerrado por mantenimiento. Además, existe una gruta de agua que puede ser obtenida mediante grifos.

La madre de las Almas Consagradas se manifestó el 6 de febrero de 1993 a tres hermanas de la congregación y la familia Padrón, que estuvieron presentes y vieron los destellos de luz, momento después de la adoración del Santísimo. La virgen estuvo allí hasta las 5:45 de la mañana del día siguiente y posteriormente se volvió a manifestar.

El “bosquecito de María” en Los Altos Mirandinos«Venid a mi puerto de salvación», fue el llamado que hizo la madre a las personas que presenciaron esa noche su manifestación de rayos de luz sobre una planta. Sólo una de las tres religiosa, la hermana Mary Carmen, pudo verla y fungir como interlocutora para transmitir a los presentes sus mensajes dirigidos a la humanidad, muy especialmente a las «almas consagradas como los feligreses y sacerdotisos, cuya misión es servir a Cristo».

Días después se encontró escarcha de todos los colores en el piso, en los cuartos y en las paredes. Este fenómeno se fue extendiendo entre los pobladores como lo había predicho la virgen en mensaje a los presentes el 9 de febrero de 1993: «esta manifestación se extenderá en el mundo entero como una fuente de gracia y señal de mi cercanía».

Zulay tiene dos hijos y varios nietos. Se siente profundamente complacida por la labor que diariamente hace la cual permite mantener limpio uno de los iconos espirituales más importante de la geografía mirandina.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar