Entretenimiento

El mural de pajaritos

(%=Image(1690320,»C»)%)

“La colocación de una pieza de arte en plazas, fachadas de edificios o avenidas de la ciudad conlleva una enorme responsabilidad, tanto por el ente o institución que la encarga, como por el artista que la concibe y ejecuta. La obra seleccionada debe cumplir el papel de embellecimiento del espacio perfectamente adaptado a las características urbanas y espacios circundantes”. (Patricia Van Dalen)

El color como lenguaje, vitalidad, poética se encuentra presente a lo largo de la obra de Patricia Van Dalen. El dinamismo presente en sus contrastes, refleja la transparencia de nuestra atmósfera, la exhuberancia de la naturaleza y sus ciclos, la calidez de nuestra gente, esencia atrapada a través de la abstracción. Siempre inquieto, el color busca su transformación a través de la dinámica pincelada, donde el giro se hace presente como un caos ordenador. Colores nacen y mueren en un continuo movimiento, intentan huir del plano a través de la vibración cromática, que se estructura y deconstruye en ritmos geométricos llenos de significaciones, abriendo una dimensión simbólica y emocional.

(%=Image(9203321,»L»)%)(%=Image(7991391,»N»)%)
Patricia Van Dalen crea una tensión con el plano a través de los diversos medios en que ha planteado su propuesta, tal como se evidencia en sus collages, donde el color se descompone cual hojas caídas por un vendaval; o en sus instalaciones, donde la fuerza de la vibración cromática interviene el espacio para crear conceptualmente una naturaleza humanizada, brotando de la tierra el color como fuerza vital en fuga, renacido a través de la serialidad geométrica. De la madurez de este lenguaje plástico nace el mural de Pajaritos, como una continuidad del mismo, a través de otros materiales constructivos como es el mosaico veneciano irregular, que crea una tensión entre su estructura original cuadrada y la fragmentación, que se hace eco del espíritu de la obra de la artista.

(%=Image(6797276,»L»)%)(%=Image(1719297,»N»)%)
“Una vez seleccionada la pared donde iría el mural, vino el concepto de la creación del mismo, y a pesar de que se me considere una artista visual dentro del lenguaje de la abstracción, las características de lugar y el nombre propio del sector me hicieron comprender que era necesario tomar en cuenta las aves o pajaritos que se encuentran en esta zona de la ciudad. Así, decidí dibujar las figuras animales insertadas en un paisaje geométrico informal…Después de una sabrosa investigación, entre amigos especialistas de aves, libros, Internet y las propias aves…”(Patricia Van Dalen)

(%=Image(7760404,»L»)%)(%=Image(2257450,»N»)%)
No se trata de un mural donde se redimensiona una obra. La artista introduce en su lenguaje la figuración , que genera una ruptura, así surgen aves y pájaros del Avila, sobre un fondo abstracto. Esto responde a un reto comunicacional propio del arte urbano, que le exige acercarse y dialogar con su público, en este caso la comunidad del barrio de Pajarito, que antes de ver la obra terminada, hizo suyo el mural al hacerse parte activa de su proceso constructivo, como se evidenció con la colaboración de los niños, quienes involucraron directamente en su realización a través de juegos y otras actividades, esto acentuó las resonancias lúdicas de la ejecución de un mural de mosaico cuyo proceso constructivo se asemeja al de un rompecabezas. No sólo los niños se involucraron directamente en esta socialización previa a la inauguración del mural, sino toda la comunidad de alguna u otra manera se involucro. Los diálogos y actitudes sobre la identidad de los pájaros y aves, la incógnita de por que la artista no les hizo las patas, o bromear con el hecho de que no se cayeron con los chaparrones a pesar de no tener como sostenerse en las ramas.

(%=Image(3375760,»L»)%)(%=Image(3310529,»N»)%)
El hecho de ser realizado en mosaico evita el carácter efímero de las intervenciones urbanas, dándole continuidad en el transcurrir del tiempo. Permitiendo que esto refuerce la identidad y el sentido de pertenencia de la comunidad hacia su espacio vital. El barrio Pajaritos se refuerza con un mural que se recrea en el imaginario al que le debe su nombre.

La decisión de crear una ruptura visible con su lenguaje plástico al asumir la figuración en su propuesta caracterizada por un expresionista y abstracto, fue motivado por crear un mural en resonancia con el entorno natural del barrio Pajaritos, de ahora en adelante estas serán las aves emblemáticas de esta comunidad; nos recuerdan con su existencia el verdor que rodea el valle, surcado constantemente por pájaros y aves, transformados en mágicas revelaciones en la tumultuosa y ruidosa ciudad, que pareciera acallar su bullicioso ritmo cuando su cielo es surcado por las bandadas de guacamayas y loros, recordándonos continuamente que también somos naturaleza.

(%=Image(9373471,»C»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba