CineEntretenimiento

El racismo recibe la Primera Plana en los Oscars 2016, por Jorge Roig Graterol

En medio de controversias raciales y amenazas de boicot, la ceremonia de la octogésima octava entrega de los premios Oscars estuvo llena de sorpresas y de suficientes momentos memorables como para ser recordada como una de las más divertidas de los últimos años, a pesar de que los ratings digan lo contrario.

La edición del 2016 resultó ser la menos vista en los últimos 8 años con 34 millones de espectadores, lo que sugiere que quizás el show debería refrescarse y modernizarse de la misma manera en que la Academia planea hacerlo en los próximos meses para asegurar que haya diversidad racial entre sus votantes.

Como era de esperarse, Chris Rock tocó el tema racial en repetidas ocasiones durante la gala, pero su ingenio y comedia abordaron la controversia desde un punto de vista humorístico a través de sketchs pre-grabados e interacción con el público que le dieron agilidad al acostumbrado ritmo de tortuga que acostumbran tener estos galardones.

En general fue una gala convencional llena de discursos apurados, gracias al afán de los productores en reducir tiempo a los agradecimientos hasta el punto de transcribirlos y hacer que aparecieran en el generador de caracteres mientras cada ganador subía al escenario. Por razones de sueño, en algunos casos, esta medida podría ser agradecida, pero en otros específicos, como el discurso de Alejandro González Iñárritu, nunca perdonaremos que la música incidental interrumpiera las palabras de este mexicano sobre la inclusión en Hollywood.

Para sorpresa y alegría de su inmensa fanaticada, Mad Max resultó ser la cinta con más victorias, al conquistar 6 estatuillas de categorías técnicas como Edición, Mezcla y Edición de sonido, Vestuario, Maquillaje y diseño de producción.

 

Premios Oscar de la Academia / Foto: AFP
Premios Oscar de la Academia / Foto: AFP

 

Si bien, El renacido, se perfilaba como la favorita de la temporada de premios, esta cinta sólo pudo conseguir 3 de los 12 premios a los que aspiraba. Ninguna de sus victorias podría considerarse una sorpresa porque todas las apuestas indicaban que Alejandro González Iñárritu conseguiría por segundo año consecutivo el premio al Mejor Director, y de igual manera sucedió con el mexicano Enmanuel Lubezki, que hizo historia al ganar por tercer año consecutivo el galardón a mejor Dirección de Fotografía.

Aunque nadie dudaba que Leonardo DiCaprio ganaría el premio al Mejor Actor, debemos confesar que el momento de su victoria fue indiscutiblemente emocionante porque la academia no solo estaba en deuda con el actor sino con todos sus fanáticos que durante las 4 nominaciones anteriores se habían sentido defraudados por las derrotas.  El protagonista de El Renacido supo aprovechar su momento de gloria con un emotivo discurso en el que tocó el tema de los cambios climáticos que afectan a nuestro planeta.

Tampoco podemos decir que la victoria de Brie Larson en el renglón de Mejor Actriz haya sido una sorpresa, pero el sentimiento de admiración unánime que ha producido la película La Habitación entre el público, hace que este merecido galardón haya sido igualmente emocionante.

Parece que las luchas de Rocky Balboa tiene solo finales felices dentro de ring de boxeo, porque a pesar de ser el gran favorito, Sylvester Stallone fue derrotado en la categoría de Mejor Actor de Reparto por el brillante Mark Rylance de Puente de Espías, quien gracias a su victoria se convirtió en una de las sorpresas más gratas de la ceremonia.

Por su parte, la sueca Alicia Vikander cerró lo que podría considerarse como “el mejor año de su vida”, con un Oscar a Mejor Actriz de Reparto por su emotiva y sincera participación en la cinta La Chica Danesa.

Una sorpresa que no resultó tan grata estuvo en la categoría de Mejor Canción Original, en la que resultó ganadora el tema «Writings on the Wall» de Sam Smith, quien realmente no podía creerse que había triunfado ya que todos daban como ganadora a Lady Gaga, especialmente después de que recibiera una ovación de pie luego de su presentación musical en la gala. Ni siquiera el haber sido introducida por el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, pudo ayudar a esta excéntrica cantante a conquistar la estatuilla.

Pasada la medianoche y justo cuando los ganadores empezaban a tornarse predecibles, los miembros de la Academia sacaron la última carta que tenían bajo la manga al nombrar como la Mejor Película del año a la cinta Spotlight: Primera Plana. Este film dirigido por Tom McCarthy siempre estuvo en la contienda de las favoritas gracias a la vigencia y relevancia de su contenido social pero prácticamente ningún experto la daba como la potencial ganadora.

La cinta también obtuvo el premio al Mejor Guión Original, y con tan solo dos estatuillas se convierte en uno de los film ganadores de la Mejor Película que menos galardones ha conseguido en la historia de los Oscars.

Una temporada de premios tan impredecible y sorpresiva como la de este año no podía terminar de una manera convencional. A Hollywood le encanta el drama y también complacer a las mayorías, por eso no resulta extraño que la repartición de premios fuese tan equitativa de manera que prácticamente nadie se fue con las manos vacías.

No olviden seguirme en twitter e instagram @MrRoig

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba