Entretenimiento

El santo de los pájaros

(%=Image(9344358,»L»)%) En la escena sexta del acto segundo de la ópera San Francisco de Asís (1983), de Olivier Messiaen, Francisco y Masseo se deleitan con el canto de los pájaros. “Escucha los coloridos trinos de nuestra hermana Capinera… –dice el santo–. Ahí está nuestro hermano Eopsaltria, cuya flauta trina desde los agudos hasta los bajos con audacia espectacular… Nuestro hermano Philemon, que tañe sus campanas iridiscentes como joyas en el ocaso del día… Nuestra hermana Gerygona, que quiebra el tiempo con su staccato y cincela sus cromatismos con la risa”. “Nunca he escuchado esos pájaros en nuestra Umbria”, observa su compañero. “Ni yo –responde Francisco–. Ellos cantan en mis sueños…”.

A continuación la orquesta interpreta un Pequeño concierto de pájaros y luego un Gran concierto de pájaros, en los que Messiaen incluyó virtualmente todos los cantos de aves que estuvo recopilando a lo largo de su vida, parte de los cuales ya había plasmado en piezas como su Catálogo de pájaros.

“¡Eso es intocable!”, exclamó Seiji Ozawa cuando leyó la partitura, donde cada trino se superpone a los demás, llenos de xilófonos, marimbas, vibráfonos, crótalos… y hasta un instrumento electrónico. Ken Nagano, en cambio, se sentó largas horas con el Maestro para descifrar aquella cosa, que ha resultado ser una de las obras maestras de nuestro tiempo.

Más allá de la historia del santo, esta ópera busca representar una imagen de la eternidad divina. Para ello alterna pasajes orquestales, donde predominan las complejas técnicas contemporáneas, con otros en los que las voces cantan en solitario, de una manera casi gregoriana, y combina estilos provenientes de las más diversas culturas y épocas, desde la música hindú hasta Aaron Copland.

Al escuchar la música de Messiaen (1908-1992) no debemos olvidar que su afán experimentalista está subordinado a una humilde búsqueda de Dios. Ése fue el motivo de su asombro y preocupación por la música de los pájaros, en la cual creyó escuchar, quizás, la melodiosa voz del Creador –¿y es que puede haber una mejor explicación?

OLIVIER MESSIAEN: SAINT FRANÇOIS D’ASSISE (4 CDs)
Grabado en vivo en el Festival de Salzburgo 1998
(Con José van Dam, como Francisco; Dawn Upshaw, como el ángel; John Aler, como el hermano Masseo, y otros solistas; la Orquesta de Hallé y el Coro Arnold Schoenberg, dirigidos por Ken Nagano) Deutsche Grammophon, 1999

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba