Entretenimiento

Espacial y local

He estado leyendo un artículo en National Geographic que podría traducir como “Llegando a las Estrellas”. Habla de la exploración espacial que comenzó en el siglo pasado y que en 1969 logró el extraordinario hecho de llevar un hombre a la luna. Luego el gran logro de establecer una estación permanente en el espacio donde astronautas han podido vivir durante meses, y finalmente el super-poderoso Telescopio Hubble que ha fotografiado galaxias, estrellas, planetas y otros cuerpos y fenómenos del universo situados a distancias inconcebibles por nuestra mente. Ahora, según dicen, están pensando en como llegar algún día a la estrella mas cercana – unos 17.000 años luz – para lo cual no se vislumbra aun una tecnología que lo haga posible.

Avances asombrosos que principalmente han servido para revolucionar las formas en que nos comunicamos los humanos, y claro, para ofrecer fotos espectaculares de muchos y diversos cuerpos celestes. Pero también sabemos que restos metálicos de esos logros han estado ensuciando y contaminando la atmósfera que nos rodea. Al igual que estamos destruyendo y contaminando nuestra casa: el planeta en que vivimos.

Y me pregunto ¿Vale la pena continuar empleando tan enormes cantidades de recursos y energía en tan impredecible exploración espacial si aun no hemos podido poner nuestra casa en orden? ¿Vamos a llevar nuestra destrucción y contaminación a otras partes del Universo?

Extraordinarios avances tecnológicos que tanto nos asombran y nos ofrecen entretenimiento. Diversión que al parecer nos beneficia. Pero muchos consideran que nos está apartando de nuestra esencia natural, llevándonos a un estado de distracción que nos aleja de nuestro “centro”, de la voz del Espíritu: nuestra fuente de equilibrio, sentido común, bienestar. Avances tecnológicos y entretenimiento cuya adicción promueve pérdida de valores, confusión, estrés y hasta delincuencia. Estamos en un camino de destrucción que solo cambiará si modificamos nuestras prioridades y forma de actuar, lo cual solo podremos lograr alcanzando mejores niveles de consciencia.

¿Principales problemas? A nivel nacional, una grave y descontrolada situación económica, agresividad e intolerancia política, gravísima delincuencia e inseguridad, malos servicios públicos, grave deterioro social. A nivel internacional, intolerancia religiosa y política, agresiones armadas y guerras, excesivo aumento de la población que principalmente causa la contaminación y la destrucción del ambiente, gobiernos anti-democráticos que no respetan la vida, ni el bienestar, ni los derechos humanos. Todo causado porque aun predominan bajos niveles de consciencia en la mayoría de los líderes políticos y religiosos del mundo.

Sin duda los avances tecnológicos no han sido acompañados por un interés en evolucionar hacia mas altos y mejores niveles de consciencia. Desde hace siglos los grandes maestros de la vida, tales como Buda, Jesús, Osho, etc., han ofrecido prácticas para evolucionar en este sentido. Pero ha prevalecido una excesiva preocupación por lo material que nos ha impedido comprender que cultivar a diario la unión con el Espíritu es vital. Esto es lo único que nos lleva a alcanzar mas claridad y mejores niveles de consciencia.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba