Espectáculos

Marco Antonio Solís iluminó con sus cantos en el Festival Viña del Mar

La sexagésima edición del Festival Viña del Mar llegó a su cuarta fecha con la presentación del cantautor mexicano Marco Antonio Solís, quien encantó al público presente en la Quinta Vergara con sus baladas más melancólicas.

Vestido todo de blanco y con una chaqueta de tachuelas, Solís iluminó a todos los presentes con sus cantos profundos que intercaló con sus canciones más folclóricas.

Solís saltó al escenario junto a seis bailarinas que le acompañaron en otros temas movidos, con un vestuario distinto para cada uno de ellos, pero las primeras canciones marcaron el tono nostálgico de la velada con «Invéntame» y «Dios bendiga nuestro amor».

«Nos hace mucha falta expresar más. Nos guardamos cosas que nos hacen daño, como la culpa o el resentimiento. La música sirve para sacarlo», dijo al público con un áurea de predicar que le acompañó toda la noche.

Sus gestos reposados y su mirada serena cautivaron desde el inicio al público que le regaló su primera gran ovación con «Se va muriendo mi alma».

El artista, que es la sexta vez que pisa el escenario del anfiteatro de Viña del Mar, sabe que el público chileno, que disfruta mucho cantando y bailando la música mexicana, siempre le da una buena acogida. Con «Tú me vuelves loco» hizo que el público por fin se levantara de sus asientos y continuó con «Y a dónde vamos a parar».

El cantante también exhibió sus temas más folclóricos, entre ellos su reciente sencillo «Si me puedo quedar», en los que se puso un sombrero mexicano, junto a muchas personas del público que le correspondieron poniéndose el que llevaban.

El artista, que cuenta con 43 años de carrera, no olvidó sus temas más emblemáticos del grupo «Los Bukis», el que creó junto a su primo y que, según expresó esta noche, fue el «pasaporte» que le llevó a «muchos lugares».

«Como fui a enamorarme de ti» y «Tu cárcel», una de las canciones más esperadas en las que se atrevió a cambiar la letra para afirmar que «en Viña se está re bien» con un homenaje a esta ciudad que acoge la 60 edición de este festival.

Solís también aprovechó su gran noche para presentar al público chileno a sus dos hijas Marla y Alison, que se están iniciando en el mundo de la música, y que le acompañaron en otro de sus grandes éxitos, «Dónde está mi primavera».

El cantautor mexicano enfiló el final de la noche con sus temas imprescindibles «Si te pudiera olvidar» y «Si no te hubieras ido».

Para concluir esta velada, los presentadores le hicieron entrega de las llaves de la ciudad de Viña, una distinción única entre las habituales gaviotas de plata y oro, que reciben los artistas invitados a este festival.

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba