Entretenimiento

Festival de Cine Francés

(%=Image(4201461,»L»)%)

La Embajada de Francia en Venezuela, la Alianza Francesa de Caracas, Gran Cine y Queiroz Publicidad, una vez más se unen para presentar una significativa muestra de cine francés, conformada por un total de 15 películas ganadoras de premios, alabadas por la critica y el público.

«Quizá no es el cine más comercial, pero sí uno de los más emotivos», Juliette Binoche.

Esta afirmación, de una de las actrices francesas más destacadas de la actualidad, fue con motivo de la inauguración del Festival de Cine Francés en Tokio y, por consiguiente, nos puede dar una idea de lo que representa, o mejor dicho, de lo que ha representado la muestra anual del cine galo en la cinefilia caraqueña a lo largo de más de veinte años.

Ciertamente, no será el cine más comercial, en comparación con los grandes blockbusters hollywoodenses que abundan en las carteleras de todo el mundo pero el Festival de Cine Francés representa una indiscutible ventana de entretenimiento inteligente en la cual el espectador venezolano ha podido contar con inusitadas posibilidades de acceder a una diversidad de historias y visiones autorales de temas y géneros, así como de apreciar el talento de técnicos y actores de prestigio, que como Juliette Binoche, han traspasado las fronteras de su propio país. Y es por esto que, en definitiva, el espectador venezolano ha tenido el privilegio de encontrarse con mayores posibilidades de emoción; emoción basada en la manera de abordar los relatos o los temas, lejos de efectismos y piruetas técnicas vacías.

La edición 23 del Festival de Cine Francés, nuevamente nos trae un ramillete de novedades que serán el tema de comentario de todos los amantes del buen cine, que buscan una verdadera alternativa en la cartelera venezolana.

Entre los títulos más destacados se encuentra La escafandra y la mariposa (Le scaphandre et le papillon), film dirigido por el norteamericano Julian Schnabel, que narra el drama de Jean-Dominique Bauby, carismático redactor jefe de la revista francesa Elle, quien sufrió un accidente que lo dejó parapléjico y quien sólo se comunica con el mundo exterior a través del parpadeo de su ojo izquierdo. La película tuvo una resonancia internacional considerable pues ganó el Premio al Mejor director y Gran Premio Técnico (Fotografía de Janusz Kaminski) del Festival de Cannes; dos premios César: Mejor actor (Mathieu Amalric) y mejor edición; dos Globos de Oro: Director y película en lengua extranjera, y obtuvo 4 nominaciones al Oscar: Director, guión adaptado, fotografía (Kaminski) y montaje (Juliette Welfling).

Entre los autores veteranos, se encuentra el legendario Claude Lelouch (Un hombre y una mujer) con su más reciente film, Crimen de autor (Roman de Gare), un policial en el que la fascinante Fanny Ardant interpreta a una mujer fatal, escritora de fama para más señas, que busca a los personajes de su próxima obra literaria.

París, te amo (Paris, je t’aime) es un film colectivo que reúne a 21 autores franceses e internacionales, quienes teniendo como fondo la capital francesa narran igual número de historias románticas. La cinta es un abanico de relatos sobre la alegría, la separación, los encuentros inesperados y extraños, y, sobre todo, acerca del amor. La ciudad vista de una forma nunca antes imaginada que explica por qué París es la ciudad más romántica del mundo.

El poco frecuente Philippe Garrel, cineasta de prestigio crítico tanto en festivales (Cannes o Venecia) como en publicaciones especializadas (Cahiers du Cinéma o Senses Of. Cinema), pero de muy poco acceso al gran público, se presenta en esta oportunidad con Los amantes habituales (Les amants réguliers), en el que su hijo, Louis Garrel, protagoniza esta reflexión acerca del impacto de los hechos de Mayo del 68 sobre la juventud francesa de la época. Rodada en blanco y negro, la película ganó el León de Plata al mejor director y el premio a la mejor fotografía en el Festival de Venecia y en los Premios del Cine Europeo recibió el de la crítica internacional (FIPRESCI).

Perteneciente a una generación un poco más contemporánea, la actriz, guionista, productora y realizadora, Josiane Balasko, presenta La ex mujer de mi vida (L’ex femme de ma vie), una comedia sobre los enredos a que se enfrenta un hombre cuando se reencuentra con su esposa (embarazada y abandonada por su pareja reciente) siete años después de haberse separado de ella.

En Los testigos (Les témoins), el interesante André Téchiné (Otros tiempos) toca el tema del Sida situando la historia a mediados de los años 80 e involucrando a cuatro personajes, cuyas relaciones se ven afectadas por la pandemia. La cinta formó parte de la selección oficial del Festival de Berlín.

Más comedia que drama

Se renta una esposa (Prête-moi ta main) encabeza las comedias que abundan en esta edición del festival. Esta cinta, el tercer largometraje de Eric Lartigau, sobre un hombre que alquila una mujer para hacerse pasar por su esposa, fue el exitazo del año en Francia en 2006 con más de 3 millones de espectadores.

La realizadora Catherine Corsini elabora un “tour de force” romántico entre un joven aspirante a escritor y una editora famosa, en Los ambiciosos (Les ambitieux), segunda colaboración de la autora con Karin Viard, una actriz que ya se ha hecho popular gracias al festival. Mientras que Christian Vincent muestra su pasión por la clásica comedia sofisticada hollywoodense de los años 30-50, al estilo de Ernest Lubitsch, en Seductor de lujo (Quatre étoiles), en donde las relaciones de poder se dan entre una pareja “dispareja”. La cinta formó parte de la sección Panorama del Festival de Berlín.

Por su parte, el segundo largometraje de Julie Lopes-Curval, Tú y yo (Toi et moi), cuenta con la protagonización de la ganadora del Oscar, Marion Cotillard, y Julie Depardieu, como dos hermanas enfrentadas a unos falsos romances.

Son otros los recursos que utiliza Christophe Honoré para su cinta Las canciones de amor (Les chansons d’amour), que explora las relaciones interpersonales de un grupo de jóvenes que descubren la vida cuando descubren la sexualidad, intercambiando parejas, entregándose a tríos y cuartetos sin importar la naturaleza sexual. Todo esto acompañado de las canciones compuestas por el mismo Honoré cantadas por los propios actores.

Por otro lado, Philippe Ramos se imagina la vida del capitán Achab, el personaje protagonista de la famosa novela de Herman Melville, “Moby Dick”, en Capitán Achab, en busca de una obsesión (Cpaitaine Achab), que ha sido reconocido con el Premio de la Puesta en Escena en el Festival de Locarno y el premio FIPRESCI.

Óperas primas

Como siempre, el festival trae esas reveladoras obras que son debuts de cineastas prometedores. Es el caso de 7 años (Sept ans), del cineasta Jean-Pascal Hattu, ganadora del premio a la interpretación femenina (Valérie Donzelli) y mejor guión en el Festival de Valencia, un drama acerca de un triángulo amoroso teniendo como fondo el mundo carcelario.

Rémy Bezançon utiliza una de sus propias fobias, el pánico a los aviones, resaltando su aspecto cómico, para construir el argumento de su ópera prima, Mi vida en el aire (Ma vie en l’air), que también cuenta con la actuación de Marion Cotillard.

Finalmente, la animación, ese género tan bien cultivado por el cine francés, que ha dado grandes títulos, estará presente con Unicornio (U), el primer largometraje de Serge Elissalde, fruto de su colaboración con el escritor infantil Grégoire Solotaref, acerca de la relación que se establece entre una princesa y un unicornio que se convierte en su protector, amigo y confidente.

Para mayor información de las películas y la programación favor visitar: www.trasnochocultural.com www.grancine.net www.cinefrances.net

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba