Entretenimiento

Fotografía: Colores Danzantes de Jesús Ochoa

(%=Image(9365879,»C»)%)

Los colores empezaron a llegar en forma desordenada y con distintas intensidades: los azules, los verdes, los amarillos y los hirientes rojos, al ritmo del calor y del movimiento, eran guiados por músicas que provenían de todos los orígenes imaginables, llevando un tiempo y una cadencia capaces de impregnar cielo y nubes para luego dejarlos caer sobre nosotros, como un chubasco de ilusiones.

(%=Image(1067082,»C»)%)

Algunos de esos sonidos tenían orígenes ciertos o inciertos. Quizás venían de África, de España o de las islas cercanas; quizás eran influencias de territorios todavía sin conocer, pero eso no era lo importante, sino que todo ese conjunto de religiosidad y paganismo permitía que los personajes que allí participaban se escondieran detrás de misteriosos atuendos y mascaras para bailar. Nos recordaban antiguos rituales que servían para transportarnos a un estado cercano a una locura visual y emocional.

(%=Image(4183942,»C»)%)

Cuando desperté de mi ensueño pude constatar que no estaba en ningún pueblo lejano, caluroso y musical, sino delante de las fotografías de Jesús Ochoa. Sus imágenes habían logrado impregnarme de un dramatismo tal que de inmediato entendí cómo sus fotos me habían afectado de una manera que cambiaría para siempre mi forma de ver las llamadas fiestas populares o tradicionales.

(%=Image(3785688,»C»)%)

Jesús Ochoa nos lleva a los lugares donde se desarrollan estas festividades, pero también hace que nos olvidemos de lo que son y las transforma en verdaderos símbolos universales y atemporales. Estas imágenes nos hablan del lado trágico de los personajes, dignifican al ser humano popular y su sabiduría, nos descubre sus rostros y la fuerza de estos seres mágicos, llevados momentáneamente por la pasión del ritual.

(%=Image(5204945,»C»)%)

La expresión catártica se detiene en algún momento para hablarnos de las jerarquías que se establecen en esa complicada interrelación que existe entre los protagonistas. La solemnidad de la jefatura pone orden y, al llegar nuevamente el día o la noche, todo vuelve a una normalidad de alegrías, tristezas y preparativos para el siguiente episodio.

(%=Image(7821594,»C»)%)
Los colores se volvieron tonos cálidos y se despidieron de nosotros, dejándonos a la espera de una nueva visita de este gran fotógrafo fabulador de colores.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba