Entretenimiento

Francia 4: Les trottoirs de JoBurg… mirage

Mascarada danzante

Esta obra, concreción de la experimentación, se gesta en la búsqueda de
Oposito de captar la esencial ritual que exudan las llamadas comunidades
tribales suburbanas de Johannesburgo, Suráfrica, tan cargadas de símbolo y vida.

Les trottoirs de Jo’Burg… mirage, o Las Aceras de Jo’Burg…

espejismo, como traduce su título a la lengua castellana, nace de un
viaje de Oposito a esas tierras, se nutre de la intensidad de lo que sus
miembros recogían al contacto con los habitantes de los lugares que visitaban.

Al final, esta indagación obstrae todo un ceremonial que despierta las
dimensiones sensoriales de los espectadores occidentales en relación con esta
cultura africana.

La puesta en escena es la ceremonia que escapa a la rutina vertiginosa de la
ciudad, para apoderarse de la noche, en una fiesta de diosas, marionetas y
hachones encendidos que movilizan un imaginario que termina por trascender la
ciudad, el escenario e, incluso, a la misma compañía Oposito, en un despliegue
paroxístico entre las tradiciones ancestrales y los dolores de las
bidonvilles
de la modernidad urbana.

Este espectáculo es un despliegue de emotividad en el que actores, técnicos,
máquinas, danzas, sonidos y música convergen en un delirio a veces sutil, a
veces ensordecedor. Los personajes de esta procesión podrían ser peregrinos
venidos de comarcas inverosímiles, envueltos en trajes coloridos, con sus
rostros cubiertos por máscaras primitivas o transfigurados bajo maquillajes
tribales.

En su deambular por las calles, estos personajes aparecen y desaparecen,
surgiendo entre una lluvia de luces y desvaneciéndose a la vuelta de una esquina
o en la boca de un callejón, cuando la oscuridad se hace cómplice. La procesión
avanza bajo el amparo de muñecas metálicas gigantes que representan a diosas
africanas de piernas largas y vientre abultado. Mientras, algunos enarbolan
varas en llamas, otros cargan a cuestas abigarrados tótems, otros arrastran por
el suelo ruidosas placas de zinc, universal techado de la miseria urbana. Entre
las antorchas y las luces de bengala surgen cocodrilos, jirafas, escorpiones con
pinzas de fuego, elefantes, tigres y leones, representados en enormes
estructuras de metal, madera o papel, que se mezclan con los personajes de esta
delirante procesión.

Los espectadores, activos partícipes de esta ceremonia, van integrándose en
una especie de procesión teatral, coreográfica y musical cuya atmósfera mágica
fluye plena de silencios místicos, de ritmos y cantos.

Sitiada por los fantasmas peregrinos o penitentes de una Surafrica con
memoria de fuego y silencios, sabemos de vivos guerreros Zulú que deambulan por
las aceras de Johannesburgo.

Ficha Técnica

Compañía Compagnie Oposito
Dirección artística Enrique Jiménez Jean-Raymond Jacob
Musicalización Michel Risse, Jean-Philippe Dejussieu


De la Compañía

Fundado en 1983, en la ciudad francesa de Noisy-le-Sec, Compagnie Oposito ha
montado unos quince espectáculos de teatro de calle, algunos de los cuales ha
presentado ya en varios países. Oposito ha participado en eventos como los All
Africa Games de Johanesburgo, actuando en la inauguración de estos juegos
olímpicos africanos en presencia de Nelson Mandela. Actualmente, el grupo está
compuesto por 52 miembros, entre actores y técnicos.

La crítica

"…Es un sutil deambular a través de emotivas reminiscencias africanas…".
Bruno Masi. Liberation, agosto de 2001

"…Una orgía de imágenes y sonidos para una espectacular antología de las
ceremonias tribales africanas en una mezcla sutil de espejismos y
realidades…".
Jean Philippe Quignon. Le Télégramme, agosto de 2001

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba