Entretenimiento

Fuocoammare de G. Rosi encarna a cabalidad el lema político de la Berlinale 2016

Corresponsal para Analítica desde Berlín: Martha Escalona Zerpa

 

La Berlinale 2016 culminó este lunes su 5to. día y va a mitad de camino y si se trata de la película en la competencia más impactante y emblemática sobre el lema político que se ha propuesto el festival en su 66. edición sólo se puede mencionar en primera instancia a la película Fuocoammare (fuego en el mar) del director italiano Gianfranco Rosi.

Fuocoammare transcurre en y en los alrededores de Lampedusa, la pequeña isla italiana en el mediterráneo, que corporaliza el drama y la desesperación de todas aquellas personas que deben huir de sus países por guerra o por hambre y que en botes de plástico arriesgan sus vidas, para intentar llegar a tierra europea pisando el lugar más cercano a la costa africana.

Fuocoammare es un documental que testimonia lo que está ocurriendo en las fronteras marítimas del sur de Europa. La película habla de los 400.000 emigrantes que han llegado a esa isla en los últimos 20 años. Pero también de lo por lo menos 15.000 victimas de naufragios, que han muerto ahogados en el mar o por hambre y deshidratación. Fuocoammare es un grito de protesta y la vergüenza más grande de Europa en el Siglo XXI, porque es un deber humano salvar cada vida y permitir un mejor acceso al continente europeo y el derecho al asilo.

Gianfranco Rosi documenta la realidad de los pescadores y demás habitantes de Lampedusa con un amor al detalle y la realidad de los refugiados que han sobrevivido la travesía. La cámara lo ve todo, el sufrimiento, la desesperación, la muerte y la esperanza. No hay concesiones con la cruda realidad y tampoco debe haberla. Es la tragedia de la desigualdad. La desigualdad de quien lo tienen todo y el que no tiene nada. El que decide ayudar y el que está supeditado a la ayuda. Es un intento por compartir el derecho a la vida y tender la mano.

En la conferencia de prensa Gianfranco Rosi agradeció a los productores de la película la posibilidad de haber pasado mucho tiempo sumergido en esa realidad, que es imposible de reflejar en un cortometraje. Según su opinión, se trata de una de las tragedias más grandes de la humanidad, sobre la que todos somos responsables.

Por ello debe ser Fuocoammare la película ganadora del Oso de Oro, para sentar precedente y para que no pueda ser olvidada tan pronto.

A lo largo de 2015 han llegado a los principales puntos de acogida, Grecia e Italia, más de 800 mil refugiados mientras que un millón o más esperan por una oportunidad para huir. Sin contar los miles de refugiados de la guerra en Siria. Pero, a pesar de que esta problemática es un tema persistente en el debate de la Unión Europea por iniciativa de la canciller alemán Angela Merkel, la mayoría de los países europeos rechazan las cuotas de recepción de refugiados.

Gianfranco Rosi ya fué ganador del León de Oro en 2014 en Venecia por su documental Sacro-GRA, sobre los habitantes que viven a los márgenes de la autopista que circunvala Roma. Ahora le toca apostar por Fuocoammare en Berlín y ganar.

 

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba