Entretenimiento

“gen – ética” de Nela Ochoa

Desde el jueves 18 de noviembre estará expuesta en la Galería
Sextante de Bogotá, la obra de la artista venezolana Nela Ochoa.

Genes relacionados con el miedo, la tolerancia, la obesidad, el alcoholismo, la compulsión al juego, la adicción a la coca, el
cáncer de mama, mutaciones, el café, el chocolate, entre otros,
son transformados plásticamente por la artista para acercarnos
al mundo incomprensible y lejano de la genética

(%=Image(9459930,»C»)%)

El trabajo reciente de Nela Ochoa se centra en la interpretación plástica y poética de códigos genéticos. La artista reemplaza los códigos genéticos por iconos culturales. Esta metamorfosis del lenguaje científico al plástico, ofrece una lectura que nos acerca a lo aparentemente inabordable. El cuerpo, su interior y el entorno que lo afecta, hilo conductor de toda la obra de Nela Ochoa, se consolida con esta novedosa mirada a lo más interno de nosotros mismos.

En la obra “tóxica” vemos dedos plásticos fluorescentes representando un gen de uña que ha mutado por exposición a gas mostaza. La artista reemplazó las letras ATCG que habitualmente conforman los códigos genéticos y que representan la adenina, tiamina, citocina y guanina, pintando las uñas en cuatro colores. A manera de bordado, Nela teje fórmulas, en este caso uniendo los dedos hasta construir un espiral semejante a la doble hélice del ADN. La espiral de dedos está unida con una cinta de camuflaje militar, clara referencia a la relación intrínseca que tiene la industria del gas mostaza con la industria bélica.

La obra “cara cola” está hecha con sellos de Coca Cola cuya letra es la misma que uso el artista Antonio Caro cuando escribió Colombia hace mucho tiempo. La obra es un homenaje a él y encarna el gen Erythroxylum Coca. Las letras ATCG, vienen representadas por las palabras en amarillo, azul, rojo y negro Coca, Cola, Cara, Caro, escritas en forma de espiral, de ahí su nombre. Además, Caro es el precio que se paga. Del centro de la obra sale una gota de color rojo oscuro que representa el sufrimiento que significa todo el problema de la coca en Colombia.

La escritora y crítico de arte Celeste Olalquiaga, afirma que “el trabajo reciente de Nela Ochoa se dirige a ese particular entrelazamiento de naturalezas biológicas y culturales en que vivimos hoy en día. Apropiándose hábilmente de los códigos genéticos, cuyo poder social reside en buena parte en su carácter críptico, abstracto e intangible (es decir, en la dificultad de su comprehensión), Nela los transforma en una realidad concreta y cercana. En sus manos la biogenética gana en claridad, perdiendo así algo de su austeridad y lejanía: genes y cromosomas ponen los pies en la tierra al mismo tiempo que cobran el vuelo de una analogía poética, adquiriendo una dimensión visual y paradójica de la cual hasta ahora carecían.”

Nela Ochoa empezó a trabajar con el cuerpo haciendo danza contemporánea, pero simultáneamente guardaba radiografías y las pintaba. Le interesó en danza particularmente el gesto y de ahí surgió la necesidad de mirar hacia adentro del cuerpo. Luego vinieron trabajos con resonancias magnéticas y tomografías y finalmente se interesó por el Proyecto Genoma Humano. En 1999, Nela empezó a trabajar con dibujos de cromosomas y en el 2000 hizo la primera obra con una fórmula genética, “BRCA 2”, relativo al cáncer de mama.

En el caso de la exposición “gen – ética”, Nela ha centrado su investigación en el gen de MAOA vinculado a la tolerancia. “Empecé a investigar que los vicios, no sólo las drogas, sino las tendencias, tienen que ver muchas veces con la falta de MAOA. El gen de MAOA tiene relación directa con la personalidad. Ahora se sabe que el 80% de la persona está definido genéticamente y que el 20% restante es el que dialoga con ese 80% para ver que genes se desarrollan y cuales no. Ese 20% tiene relación con la alimentación, el ambiente donde se vive, los hábitos y también los pesares. La mala o baja energía tiende a desarrollar genes que podrían perjudicar al cuerpo. Ese 20% que no está escrito es tan importante que hace que el 80% varíe. Se trata de un diálogo entre lo cultural y lo genético”, afirma.

A Nela no le interesa dar un mensaje moral. Su obra plasma lo irreversible, acercándolo a un lenguaje cotidiano. “La gente piensa que la genética es dificilísima. Pero cuando descubrimos que todo se basa en la combinación de cuatro letras (aminoácidos) y que todo lo orgánico se forma con fórmulas que combinan esas letras, no es tan enredado. Mi trabajo consiste en ver la genética a través de un lenguaje plástico, que es muy cinético y que está cargado con todo lo que puede aportar nuestra memoria cultural”, afirma.

La muestra estará abierta hasta el 20 de diciembre de 2004
La artista Nela Ochoa estará en Bogotá hasta el 20 de noviembre.

Galería Sextante
Tel. (PBX) 571-2494755
Carrera 14#75-29 Bogotá, Colombia.

(%=Link(«http://www.artedos.com/»,»www.artedos.com»)%)


(%=Link(«maito:[email protected]»,»[email protected]»)%)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar