Entretenimiento

Indagan fraude en museo La Pira

La historia comenzó con una promesa que le hizo Ana Barreto, hermana del ex alcalde mayor Juan Barreto y ex presidenta de la Fundación de Desarrollo Endógeno de Cooperativas Alimentarias (Fundeca), al espíritu del cacique Guaicaipuro.

Luego, con casi 22 millones BsF de por medio (22 millardos de los antiguos), la ofrenda espiritual se materializó y así fue inaugurado, el 14 de noviembre de 2008, el «museo vial La Pira», en el kilómetro cero de la autopista Valle-Coche.

El espacio era «necesario» para su autora, y fue concebido como una «maravilla cultural y funcional», según explicó durante el acto de su inauguración: «El museo vial será un espacio para despertar nuestra conciencia olvidada con una pirámide color púrpura que representa la panoja de la Yerba Caracas y otras que operarán como módulos de servicios viales, policiales y bomberiles. Además, una sala de exposiciones para promover los valores nutricionales del alimento ancestral Pira».

En aquella oportunidad, su hermano alcalde agregó: «La torre Eiffel en París, la estatua de la Libertad en Nueva York, y el museo de La Pira en Caracas. No había íconos en Caracas».

Pero el nuevo presidente de Fundeca, Gilberto Pérez Marín, aún no entiende el objetivo de la obra: «Esta Fundación se ocupa de alimentar a 35 mil niños de las unidades educativas distritales. No se concibe que una institución con presupuesto para la nutrición, use el dinero que se le asigna para un museo sin pies ni cabeza. Se presume el desvío de los fondos, se pagó a unos vigilantes que nunca fueron. Pero todo ese expediente ya está en manos de la Comisión de la Verdad (que investiga la gestión del ex alcalde Juan Barreto) y ellos darán las recomendaciones». En el documento de costos de la obra destacan una estatua de Guaicaipuro por un costo de 200 mil BsF y 14 esculturas por otros 70 mil.

El módulo más caro del Vivex El museo vial de La Pira fue construido en terrenos del Ministerio de Infraestructura con recursos asignados por el Fondo Intergubernamental para la Descentralización (Fides) a Fundeca, pero no está claro a quién corresponde ahora: «La señora Barreto lo devolvió a Minfra a través de un documento, pero ellos nunca le respondieron».

Sin embargo, el museo cuya condición de contemplación es estar atrapado en el tráfico, pues no se puede visitar, hoy funciona como módulo de despacho de patrullas del Vivex y dormitorio de unos 20 guardias nacionales, cuya labor es impedir que se roben las placas de bronce con los rostros de los caciques. Los funcionarios no saben explicar bien por qué están allí ni a quién le rinden cuentas, mientras la maleza y basura dan cuenta del abandono del lugar.

Entre tanto, las autoridades de Minfra callan y Ana Barreto se defiende: «Yo no quería agarrar eso, pero tenía el mejor proyecto para recuperarlo y me lo dieron. Hicimos algo hermoso. Yo di mi idea, no soy culpable de lo que pase allí ahora».

______________________________________________________________________

Homenaje mixto

Los expertos no se explican la función de un museo impenetrable. Félix Suazo, investigador, argumenta que los museos son espacios para la pausa, la memoria y la contemplación y este sitio no cumple con esos requerimientos. «Luego está la estética de los caciques y las pirámides sin una consecuente orquestación».

En el museo La Pira hay cuatro pirámides, porque «esa es la forma de la punta de la matica. Luego en la base de la más grande están los caciques. Y la acostada, apunta al Waraira Repano o Sierra Madre. Es un simbolismo», dijo Barreto.

La inversión en el museo de La Pira fue de 21.617.374,43 BsF y aún le falta una reja.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar