Entretenimiento

Jason Galarraga y el discurso del arte

(%=Image(6276641,»R»)%)En todos los órdenes del arte y de la vida los principios inmutables han sido abolidos por la cultura contemporánea. La escala de valores en el arte, objeto de nuestro estudio, se ubica en dimensiones variables y dependiente de circunstancias, a veces imponderables, que median entre la creación artística y la vida o viceversa. La obra de arte es el testimonio más complejo de la historia de la humanidad que necesita ser descifrado a la luz de múltiples significados; por ello, las diversas interpretaciones de las que ha sido objeto, todas ellas siempre aceptables, deben considerarse valiosos aportes para su continuidad. Por la multiplicidad de lenguajes y propuestas, la contemporaneidad ha hecho más permisible estas interpretaciones. (%=Image(7645130,»L»)%) (%=Image(1813779,»L»)%)

Tratando de llegar a un pintor de esta contemporaneidad como Jason Galarraga, se concluye que varias son las realidades que animan su discurso plástico-visual. Desde finales de la década de los 70, ha trajinado la elocuencia de las invenciones al comprender que no había otros caminos, los cambios que en cada período ha acusado, deben tomarse al mismo tiempo como procesos continuos de todo su trabajo; tanto forma como color, tradicionalmente aspectos constructivos elementales en la obra pictórica, le ha propiciado un fructífero campo de investigación plástica, convirtiendo la forma en poema visual y el color, su inevitable acompañante, en necesidad vital. De la primera conjunción de sepias, tierras, ocres, ahora, hacia finales del 05 y hasta el 07, la paleta convertida en casi un monocromo muestra más blanco sobre blanco, o más azul sobre azul, decir más sintética y minimalista, mientras que la interacción de forma-imagen es un acertijo a descifrar.

(%=Image(5513288,»R»)%)

En la producción plástica de Galárraga la intención simbólica es más la de sugerir que mostrar, aunque muchas de las imágenes son demostrativamente figurativas. Algunas series tratan la disección de la rosa o la mucha pasta que se convierte en blancos relieves, otras tratan lo tipográfico siguiendo su especial debilidad amatoria por las antiguas barras tipográficas, o también por el tema del papel tapiz con el que enfatiza el fondo de la superficie pictórica sobre la que se apoyarán otros elementos como silla, ramas lineales que finalizan en flor, letras o números. El tema es enfáticamente un no tema, por lo que podría hablarse más bien de íconos de la cotidianidad del hombre y de la historia del arte, y como él mismo plantea, generalmente son íconos que tomo del diseño y también de la pintura. Galárraga asume con responsabilidad su experiencia en el diseño gráfico y la fotografía, experiencia evidente en la estructuración espacial de su pintura.(%=Image(8048520,»R»)%)

Algo extremadamente importante en este artista es el juego de la afirmación del sentido del arte y su importancia en la conflagración de las formas que dentro de la pintura misma parecen y posesionan de otro sentido que tiene que ver con lo fenomenológico y lo ontológico como plataforma real de cualquier producción artística. Su pintura es generada a partir de la más antigua tradición del género pictórico, toda ella como ensamblajes bidimensionales de signos que en aparente distancia se ubican en un espacio pictórico donde cada imagen está marcada por la certidumbre de existir a partir de una acción intelectual y plástica. Por ejemplo un desnudo femenino silueteado sobre una suerte de papel tapiz a veces real a veces pintado, está acompañado de la sombra de una silla o de una planta. Una malla que trasluce un diseño de papel tapiz impreso con un rodillo, que ahora, para las series del 2007, se convierte en papel pintado, como en la obra Malla Maya, la utilización de la espátula y el chorreado como fórmula para crear texturas matéricas que sobresalen de la superficie pictórica, son propuestas claras. En el universo de los fenómenos concurrentes, en la creación plástica de Galárraga, éstos se confabulan para convertir barras de números o letras en significados definitorios y misteriosos, como en aquella pintura donde sus secuencias arbitrarias con iridiscencias mágicas (parecen placas de automóviles), implican afectivamente al espectador que conoce y no conoce su propio entorno. Números y letras estampados con esténcil sobre la tela usando la técnica serigráfica, series de blancos sobre blancos, en algunas obras perturbadoramente heridas por un cuadrado interior en azul cobalto.

(%=Image(8073651,»C»)%)
(%=Image(8560581,»C»)%)

El planteamiento abstracto minimalista paradójicamente figurativo (números, letras, flores, abstracciones del periódico de hoy), Galárraga lo maneja con la rigurosidad del pensamiento ante el acontecimiento pictórico, es importante la mediación del interior del campo artístico (el fondo), con los cuerpos que se le superponen, por ejemplo las siempre mencionadas letras o números sobre una superficie rugosa o sobre un papel tapiz figurado, el desnudo femenino o la apropiación de una imagen de la pintura universal al lado de una silla; en consecuencia, podría entonces, hablarse de metáforas abordadas más desde el interior del arte que desde las imágenes que interesan al artista; se trata de un espacio simbólico pictóricamente utópico el que propone Galárraga, quien jugando con una realidad imaginaria, realiza una pintura en la que la imagen existe en función de los fenómenos plásticos que se operan al interno de la pintura misma. Aquí reside el interés y aporte de una obra plástica que se completa con la mirada intencionada del espectador, no por óptica ni cinética, sino por componerse de elementos aislados que se completan cuando el receptor que mira, observa y piensa, hurga en un significado, que extrañamente puede ser ninguno en su complejidad absoluta.

(%=Image(1510420,»C»)%)
(%=Image(3810348,»C»)%)

La muestra que ocupa hoy a Jason Galarraga comprende tres series: una que llama Páginas, interpretaciones de los, muchas veces, mensajes crípticos con los que el lector del periódico diariamente se topa, por ejemplo Periódico de ayer, que en el imaginario colectivo se convierte en la historia más reciente del hombre, sentido ontológico de un presente que por un diario matutino se convierte en historia; la otra serie se refiere a Cuadrados sígnicos, las pinturas de letras y números que presenta como anagramas a ser leídos o percibidos en cualquier dirección, depende del espectador y su interés en descifrarlos y la última serie es Malla Maya, especie de síntesis de toda una producción anterior.

(%=Image(5832990,»C»)%)

(%=Image(2274185,»C»)%)

Jason Galarraga juega con sus referencias, y en este juego muestra los contrastes extremos de las imágenes y del color sin estridencias. Las oposiciones perceptuales en su pintura son una muestra, real o imaginaria, de los valores formales y conceptuales que intrínsicamente expresan la carga simbólica que conlleva cada una de ellas.

Jason Galarraga exhibe su obra reciente
(%=Link(«http://analitica.com//media/3389454.pdf «,»Descargar»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba