Entretenimiento

Johnny Depp cumplirá el sueño de su amigo Hunter S. Thompson (Video)

La anécdota es conocida: cuando Johnny Depp y Winona Ryder estaban enamorados (sería un chiste cleptómanamente fácil decir «cuando Winona le robó el corazón»), el guapo actor se hizo un tatuaje en su brazo derecho que decía ‘Winona forever’. Grave error. Nunca os tatuéis el nombre de vuestra pareja, niños y niñas. Años después rompieron su relación, y el forever y el Winona comenzaron a hacer el ridículo en el brazo de Johnny. Dado lo aparatoso del dibujo y la evidente rojez que dejaría un borrado láser, Johnny decidió eliminar solamente una pequeña parte del tatuaje, casi nada, y dejarse «Wino forever», que es una manera coloquial de decir «borrachín para siempre», informó revistavanityfair.es

Valga esta larga anécdota para presentar uno de los estrenos más sonados de este semana, ‘Los diarios del ron’, en la que Jonhnny Depp podría perfectamente lucir su tatuaje. Interpreta a un periodista cansado de los últimos coletazos de Eisenhower, y que decide cambiar el trepidante Nueva York de principios de los 60 por el tranquilo Puerto Rico. Allí se busca la vida en un periódico en el que la rutina se parece bastante a la que él llevaba en Nueva York, y que básicamente consiste en beber ron.

La procedencia. La película es la adaptación de una novela de Hunter S. Thompson, el autor de ‘Miedo y asco en Las Vegas’ y el dueño de una inquietante imaginación. El propio Johnny Depp protagonizó la adaptación de esa otra novela suya, dirigida por Terry Gilliam, y durante ese proceso lo visitó un día en su casa y encontró casualmente el manuscrito de ‘Los diarios del ron’. Según el propio Depp, Hunter dijo: «¡Oh, Dios! ¡Esto lo escribí en 1959!», y Johnny contestó: «¡Dios mío! ¡Pues vamos a leerlo, vamos a ver de qué trata!». Enseguida comenzaron a hablar de los derechos cinematográficos para adaptar la novela al cine, pero Hunter nunca llegó a ver el proceso en marcha porque se suicidó en 2005.

El reparto. A Johnny Depp no hace falta presentarle ni elogiarle, pero sí agradecerle que en ‘Los diarios del ron’ intente rescatar al gran actor que fue (y es) antes de que le abdujeran los gestitos y las chorradas del irritante, ambiguo pirata Jack Sparrow. Su jefe, Richard Jenkins, es ese actor que debería tener un Oscar por ‘The visitor’. Aquí vuelve a estar sublime. Y Aaron Eckhart es otro de esos actores que, haga lo que haga, está siempre bien. Ahora contamos su papel.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar