Entretenimiento

La «casa del pesebre» de Buenos Aires a la que llegan los Reyes Magos

Desde hace 73 años se repite la misma escena en la casa de Teresa y Susana Gargiulo, en Buenos Aires: vecinos y transeúntes ocasionales se asoman a las ventanas para admirar con ojos ilusionados un nacimiento gigantesco, de 400 piezas, al que los Reyes Magos llegan este 06 de enero con sus regalos para el Niño.

«Esta es la casa del pesebre… A veces nos preguntan dónde vivimos y decimos que en la casa del pesebre y ya todos nos ubican en el barrio», cuenta a Efe Teresa, de 71 años, quien con su hermana Susana (66) monta cada año el nacimiento monumental en su casa del barrio capitalino de San Telmo.

El pesebre ocupa la sala que da a la calle, un espacio de 20 metros cuadrados donde mesas, sillones y hasta un piano quedan escondidos durante el tiempo de Adviento y Navidad bajo una increíble escenografía del Belén de hace dos milenios.

Las figuras, 400 en total, son de estilo clásico, adquiridas por la familia y regaladas por vecinos y amigos. La más antigua es la del Niño, al que las dos hermanas besan con una ternura inefable.

Muchas de las piezas son de yeso, restauradas hace unos años para darle nueva vida, y las más modernas son de resina, pero todas conviven con una armonía escénica cuyo secreto radica en los conocimientos de teatro que Susana y Teresa tienen y, sobre todo, en el amor que ponen al montar el belén.

Desde hace siete décadas

La tradición la inició su madre, Amalia, hace 73 años en esta misma casa, con un nacimiento muy pequeño que fue creciendo año a año y que solo podían admirar los familiares y amigos de los Gargiulo.

Hasta que un día Teresa le dijo a su madre que ya era hora de compartir el pesebre con otra gente y, desde entonces, las dos ventanas de la sala se abren para que quien pase por allí se asome al misterio.

«Un día le dije que la familia y los amigos lo veían cada año y que había que compartirlo con la gente porque sino esto queda guardado en una casa», recuerda Teresa.

Las hermanas dicen que a su edad ya les cuesta trabajo montar el pesebre, una tarea que comienzan a hacer a finales de noviembre y que puntualmente culminan para el 8 de diciembre, pero tanto esfuerzo se compensa, y con creces, con lo que a diario sucede en esas ventanas.

El verdadero sentido de la Navidad

Una niña se asoma y mira con ojos de asombro a los tres Reyes que ya llegan al sitio que marca la Estrella. Sus padres la trajeron especialmente para este tiempo en que se celebra la Epifanía y, como hace dos milenios en Belén, ese momento único de estar ante el Niño revive, pero al otro lado del mundo.

Entonces Teresa, al otro lado de la ventana, le explica cuál es el verdadero sentido de la Navidad.

«La gente tiene que darse cuenta de que Navidad es la llegada del Niño Jesús, no que viene Papá Noel», señala.

Para Susana, montar y abrir este pesebre al barrio es generar un pequeño oasis de paz en medio de «tanta locura que hay en la calle» y ofrecer a quien pase la oportunidad de vivir con intensidad un instante, el de detenerse ante las ventanas, observar hacia adentro, «tener un pensamiento y transportarse al misterio de la Navidad».

«La gente se queda sorprendida, maravillada. Todos siempre tienen algún comentario elogioso y, sobre todo, la sorpresa de pasar por aquí y preguntarse qué es todo esto», comenta Susana.

Las ventanas se abren de mañana y se cierran por la noche, cuando en la «casa del pesebre» llega la hora del silencio y Teresa y Susana se pierden en la contemplación de un misterio que pasa por sus manos pero escapa a su entendimiento: lo que ese nacimiento obra en cada ser humano que cruza miradas con el Niño.

Pasará la fiesta de Reyes y en unos días más Susana y Teresa se darán a la paciente tarea de guardar cuidadosamente cada pieza en los baúles que su «nona» trajo de Italia hace algo más de un siglo.

Un verdadero tesoro familiar que estas hermanas se empeñan en compartir.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar