Entretenimiento

La medianoche de Madrid sonó a Venezuela con la SJTCV

La Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de Venezuela ofreció un concierto en el Auditorio Nacional de la Música en la capital de España.  Cuando rozaban las doce, los venezolanos tocaban la Quinta Sinfonía de Tchaikovsky que motivó a que el público pidiera tres bises. Este mismo domingo parten a Londres para finalizar su primera gira

En enero de 2008, la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar tocaba por
primera vez en el Auditorio Nacional de España. En menos de tres años, otra orquesta venezolana, la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño de  Venezuela -hermana menor de la Bolívar-, pisa este mismo escenario. Esta otra generación de músicos venezolanos ofreció, la noche del sábado 9 de octubre, su primer concierto en Madrid.

Luego de compartir el debut de la SJTCV en Berlín con el maestro Sir Simon Rattle, Christian Vásquez, definido en el diario El País, como «la nueva perla de El Sistema», continúa asumiendo la responsabilidad del podio y la batuta en la primera gira internacional de la SJTCV.

Mientras un grueso de público salía del concierto de la Orquesta Nacional de España, otro grueso grupo entraba a la  presentación de los venezolanos, que constituía uno de los platos fuertes del ciclo Conciertos y solistas extraordinarios.

La expectativa del concierto en Madrid fue aupada por titulares en los diarios  y publicaciones especializadas de España que anunciaban la llegada de «Los nuevos talentos venezolanos», como señaló El País, por ejemplo, o la revista Elcultural.es que publicó una entrevista dedicada a Christian Vásquez. Todas recordaban el Premio Príncipe de Asturias que obtuvo, en el 2008, el Sistema de Orquestas  y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, adscrito a la Vicepresidencia de la República Bolivariana de Venezuela.

 El remate de la curiosidad de la audiencia española por los músicos venezolanos se produjo, sin duda, luego del debut de la SJTCV en Bonn, específicamente en el Festival Beethoven; su presentación en Viena -una de las capitales culturales eternas de Europa-, el episodio en el Teatro de la Filarmónica de Berlín, protagonizado por Rattle-Vásquez y la orquesta, y finalmente el concierto en el Concertgebouw de Ámsterdam, en donde el maestro José Antonio Abreu recibió el Premio Erasmus.

El sábado, mientras los jóvenes se preparaban tras los escenarios, unos rostros particulares los «miraban». Decenas de retratos de los directores más aclamados de los últimos tiempos y de solistas legendarios que se han presentado en el auditorio español  eran testigos de la procesión de juventud

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba