Entretenimiento

La noche en el museo le gana al Terminator en la taquilla

  Un hecho insólito acaba de ocurrir en las competidas taquillas del norte, pues por primera vez una comedia familiar de gana a una película de acción de alto presupuesto. Se trata de la segunda parte de “Una noche en el museo”, que superó en el primer fin de semana la recaudación en los teatros de un blockbuster como “La salvación de Terminator”. Incluso dejó en tercero y cuarto lugar a otras películas de acción muy publicitadas, como ‘Star Trek’ y ‘Angeles y demonios’, aunque éstas no estaban en su semana de estreno. El caso es una clara indicación del ambiente sombrío que rige en EEUU a raíz de la prolongada crisis económica, cuando el público se vuelca a ver una comedia escapista para olvidar sus problemas financieros, al menos durante un par de horas.

   De hecho, la cinta en cuestión –cuyo título secundario en inglés de ‘The battle of the Smithsonian’-  ya recaudó en la primera semana el monto de su presupuesto de 125 millones de dólares, un indicio de que será uno de los exitazos de la década. Mientras tanto, la tercera secuela de la serie de ‘Terminator’ se quedó rezagado aunque tuviera el atractivo de algunas cortas secuencias añejas con el forzudo Arnold Schwarzenegger, a quien tratan de entusiasmarlo para que se deje de política y regrese al cine, algo que él mismo parece considerar seriamente en vistas de los abundantes problemas presupuestarios que encara.  

Una comedia entretenida

   Sin que la crítica le diera notas sobresalientes al valor artístico de esta comedia, reconocieron que “Noche en el Museo -2” cumple a cabalidad su tarea de entretener a toda la familia. Y aunque está dirigido esencialmente a los jóvenes, a los adultos les encanta ver cómo reviven toda una serie de personajes históricos como Teodoro Roosevelt, Octavio Augusto, Napoleón, Iván el terrible, Amelia Earhart, Al Capone y el General Custer, entre otros, cuyos muñecos facsímiles están exhibidos en el fabuloso Museo Smithsonian de Washington. Este centro –también apodado como “el cachivachero del mundo” es un sitio muy interesante por almacenar tesoros culturales de ese país, especialmente los tecnológicos, como la nave Apolo 11 y el avión con que Lindbergh surcó el Atlántico por primera vez.

  Incluso se llega a animar a la estatua de Abraham Lincoln, que está en el vecino monumento del Lincoln Memorial, y los efectos especiales hacen posible que los personajes entren a interactuar con famosos cuadros exhibidos en el museo. Así, el éxito del filme se debe tanto a la creatividad de los autores como a la plétora de escenas donde se lucen las nuevas técnicas CGI, o Computer Generated images. Evidentemente ya pasó la época en que una comedia triunfaba con el simple talento de los comediantes, pues ahora hay que añadir mucha acción y una buena dosis de alta tecnología.

   La trama de esta secuela es similar a la de la película original estrenada en el 2007, la de un padre divorciado (actuado por Ben Stiller, el cómico más exitoso del momento ) que trata de congraciarse con su hijo, aceptando un trabajo de vigilante nocturno en un museo para que el niño pueda visitarlo a menudo (esa vez el de Historia Natural de Nueva York, también muy interesante por las realistas reproducciones de animales).    Dirigida nuevamente por Shawn Levy, la secuela repite la misma estrategia de colocar actores famosos en los papeles de los personajes famosos que interactúan con el vigilante, gracias a sofisticadas técnicas computarizadas. Y si la primera tenia el atractivo de ver a actores legendarios como Mickey Rooney y Dick Van Dyke, además de luminarias actuales de Robin Williams y Owen Wilson, la segunda exhibe nuevamente a estos dos últimos, junto con Hank Azaria, Amy Adams y otros conocidos comediantes.

   La fórmula, que funcionó tan bien el la primera parte, es aun más efectiva en esta secuela, haciendo que el público se mantenga atento a identificar a cada nuevo personaje histórico y su actor.  El resonante éxito comercial de ‘Noche en el museo-2’, que duplicó la recaudación del original, hace presagiar que el protagonista aparecerá como vigilante de un nuevo museo en la próxima secuela, a tono con la tendencia de Hollywood de capitalizar sus antiguos éxitos de taquilla, para así recuperar con más seguridad las altas inversiones que requieren las producciones actuales. De hecho, entre las cinco películas que puntearon esa semana en las taquillas, cuatro eran secuelas, algo que dice poco de la originalidad de los guionistas pero sí mucho del clima económico que impera en Hollywood, azotado por altos costos y la competencia de  centros cinematográficos foráneos mientras celebra su primer siglo de existencia como La Meca del Cine.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba