Entretenimiento

La profanación del templo

Puede decirse que esa sala es un templo de la música, del arte, de encuentro de los sectores más variados de quienes viven en Caracas. A la belleza de su arquitectura, de las obras de arte del Centro que incluso se destacan en sillas diseñadas por Cruz Diez, obras de Soto, a su acústica que rivaliza con la de reconocidas salas de concierto en el mundo, se añade que en ella se ha brindado, desde su organización, la posibilidad de que, gratuitamente, los caraqueños podamos oír orquestas dirigidas por prestigiosos directores tales como Claudio Abbado, Christina Vásquez, Dudamel, Tibiriça, tener acceso a músicos como Penderecki, intérpretes como Hélène Grimaux, Jean Yves Thibaudet, Lyl Tiempo, Karen Lechner, Sergio Daniel Tiempo, Yuja Wang, Gabriela Montero y tantos otros que sólo unos pocos podrían oír en el extranjero  por no poder los elevados precios de las entradas

 

En la Sala Simón Bolívar, varias veces a la semana se encuentran los miembros de familias pobres que tienen la suerte de tener hijos miembros de las orquestas del Sistema, con la gente de mayor cultura y tradición musical. El gobierno de Chávez siempre respetó lo sagrado de ese templo y lo dotó de recursos para preservarlo, cosa que no hizo con el Teresa Carreño ni con el Teatro Municipal, convertidos en centros de acción política.

 

Ahora vemos, con horror, que el reciente acto de juramentación de los ministros recién nombrados por Maduro tuvo lugar en la Sala Simón Bolívar del Centro de Acción Social para la Música. Puede decirse que ese acto fue una profanación del templo. Ojalá la Sala no siga la misma suerte del Teresa Carreño y del Teatro Municipal. Ojalá podamos seguir teniendo acceso gratuito a los conciertos sin temor a que ocurran cada vez más actos políticos en el templo.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba