Entretenimiento

La Universidad Central de Venezuela otorga Doctorados Honoris Causa a dos personalidades del mundo cultural venezolano: Gonzalo Castellanos Yumar e Isaac Chocrón

Uno de los títulos honoríficos más importantes que otorgan las Universidades son los Doctorados Honoris Causa. Este año, la Universidad Central de Venezuela otorgó tres Doctorados Honoris Causa. Dos de ellos merecen especial atención, pues por primera vez fueron conferidos a artistas. Así como la Universidad Central de Venezuela fue pionera al reconocer el status universitario de los estudios artísticos creando en 1978 la Escuela de Artes, también en esta ocasión fue pionera al premiar y valorar la obra creadora de dos pilares fundamentales para el desarrollo de las artes y de las humanidades en la Venezuela de la segunda mitad del siglo XX: Gonzalo Castellanos Yumar e Isaac Chocrón. Una breve reseña de la trayectoria de estos creadores podrá sin duda explicar la inédita resolución adoptada por la Universidad Central de Venezuela que llena de júbilo al medio cultural venezolano.

Gonzalo Castellanos Yumar

Gonzalo Castellanos Yumar es una de las figuras fundamentales de la música venezolana del siglo XX. Se ha destacado como compositor, organista, pedagogo y director de orquesta y de coros.

Nació el 3 de junio de 1926 en la población carabobeña de Canoabo en el seno de una familia de músicos. En 1947, con apenas veinte años, Gonzalo Castellanos obtiene el título de Maestro Compositor y su obra de grado, la Suite Caraqueña, obtiene el Premio Nacional de Música de ese año. Es, para ese entonces, el compositor más joven que obtiene el título en la Escuela Nacional de Música (hoy José Ángel Lamas). En 1952 obtiene el Premio Nacional de Música de Cámara con la Fantasía Cromática para órgano; y en 1954 gana el premio Vicente Emilio Sojo con la obra sinfónica Antelación e Imitación Fugaz, composición que también será objeto de un importante reconocimiento internacional, pues será galardonada con el premio al mejor concierto del año 1955 en el Festival Reina Elizabeth de Bélgica.

Una larga lista de premios se suma a los anteriores. En 1958 obtiene nuevamente el Premio Nacional de Música con la Fantasía Sinfónica para piano y orquesta. En 1966 obtiene el Premio Nacional de Música de Cámara con el Divertimento para once instrumentos. En 1972, compone en Londres su Concierto para violín y orquesta, que es una de las composiciones más importantes del repertorio violinístico escritas en esta segunda mitad del siglo XX. Grabada en 1984 por Castellanos con la Sinfónica de Londres y con Maurice Hasson como solista, toma por sorpresa a los críticos europeos de la revista especializada Gramophone, quienes escogen la grabación como disco del mes y la nominan como la mejor grabación de 1984, siendo esta la primera ocasión que un director latinoamericano recibe tan honrosa distinción. Finalmente, en 1990, recibe el Premio Nacional de Música, máximo galardón que otorga nuestro país a sus artistas, como un merecido reconocimiento a su obra compositiva y a su destacada actuación dentro del movimiento musical venezolano.

Además de compositor, Gonzalo Castellanos es considerado por muchos como el mejor director de orquesta venezolano, dada su sólida formación y segura técnica, proveniente de la escuela del célebre maestro rumano Sergiu Celibidache, con quien estudió en la Academia Chigiana de Siena.

En 1963, Gonzalo Castellanos comienza una fulgurante carrera en el campo de la dirección coral y orquestal. Director titular de la Orquesta Sinfónica Venezuela durante doce años (1966-1978). Fundador del Collegium Musicum de Caracas (1964), Director invitado de la OSV en giras por escenarios de Europa y América. Director invitado de las sinfónicas de Colombia, Puerto Rico, República Dominicana, Universidad de Surrey, Sinfónica de Londres, y Sinfónica de la Universidad Autónoma de Guadalajara (México), y un largo etc.

Aún faltaría describir otra faceta del Maestro Castellanos para completar esta breve semblanza, y es precisamente esa a la que hace alusión su título: la docencia. Durante muchos años fue profesor de Instrumentación y Orquestación en la Escuela Superior de Música “José Ángel Lamas”, Director de la Escuela de Música “Juan Manuel Olivares”, Director de la Radio Nacional de Venezuela y Director de Música del Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes. En estas instituciones formó nuevas generaciones de músicos y se preocupó por rescatar el acervo musical venezolano, difundiendo y grabando un gran número de composiciones de autores venezolanos del pasado y del presente. Muestra de ello es el importante proyecto de la Antología de la Música Coral de Venezuela del cual se han editado ya tres volúmenes, y los muchos discos grabados con el Collegium Musicum de Caracas.

Entre los numerosos reconocimientos recibidos por el Maestro Castellanos figuran, entre otros, la Orden del Libertador en grado de Comendador (1996), y la Orden 27 de junio, mérito a los educadores (1976). Sin embargo, es en 1994 cuando recibe una de las distinciones más emotivas a las que un artista pueda aspirar. Ese año, el Encuentro de Coros Universitarios de la U.C.V. le fue dedicado como un reconocimiento a su labor como director y como compositor. Hoy, siete años después, el Encuentro Coral Universitario también se ha dedicado Gonzalo Castellanos, homenaje que propició la interpretación de su obra coral a lo largo de todo el evento en las distintas salas y espacios de nuestra universidad. Todos los coros de la UCV aprendieron y cantaron su música.

El Doctorado Honoris Causa que la Universidad Central de Venezuela le ha conferido a Gonzalo Castellanos Yumar no es más que un justo reconocimiento a la obra de un creador, de un verdadero artista, cuyo trabajo ha contribuido de manera innegable a consolidar el movimiento musical venezolano del presente.

Isaac Chocrón

Una personalidad como la del escritor Isaac Chocrón, quien ha recibido innumerables reconocimientos académicos, artísticos, públicos, nacionales e internacionales, justifica por sí misma el otorgamiento de un Doctorado Honoris Causa de la Universidad Central de Venezuela.

Isaac Chocrón no sólo se ha destacado como dramaturgo, campo en el que ha producido gran cantidad de obras de altísima calidad que son ya parte de nuestro acervo cultural, sino que también ha sido novelista, ensayista, investigador, y gerente cultural. No en vano lo han llamado nuestro Tennessee Williams Todas las instituciones de teatro de nuestro país han sido fundadas a partir de su égida: El Nuevo Grupo, La Compañía Nacional de Teatro, La Fundación Amigos del Teatro Teresa Carreño, La Asociación Venezolana de Profesionales del Teatro, la Fundación Teatro Municipal, La Fundación Centro Venezolano Americano, el Instituto Internacional de Teatro, El Círculo de Estudios Culturales de la Fundación Polar, El Teatro Teresa Carreño, y la Escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela, institución de la cual fue profesor por más de veinte años y Director entre 1996 y 1998.

Entre el 10 de octubre y el 08 de noviembre de 2000, la Facultad de Humanidades y Educación de la UCV, conjuntamente con una serie de instituciones co-patrocinantes, organizó un homenaje a este escritor y hombre de teatro venezolano, conmemorando sus primeros cincuenta años de vida artística dedicados al desarrollo del teatro en Venezuela.

La Universidad Central de Venezuela sirvió en ese entonces de anfitriona de artistas y personalidades del mundo cultural venezolano que se dieron cita en los distintos eventos organizados a lo largo de un mes de apretada, variada e interesante programación: publicaciones, lecturas dramatizadas, puestas en escena, mesas redondas, seminarios, conciertos, y un encuentro entre los estudiantes e Isaac que nos remontó a las inolvidables sesiones del Taller de expresión Oral y Escrita, legendaria y emblemática asignatura que Chocrón hiciera suya por más de quince años en su querida Escuela de Artes.

Otorgar un Doctorado Honoris Causa a uno de los fundadores de la Escuela de Artes, al creador de la Maestría en Teatro Latinoamericano, al tutor de un importante número de trabajos de grado, a un docente con más de veinte años de carrera universitaria dedicado apasionada y generosamente a la docencia teatral, a un hombre que ha entregado su vida al desarrollo de las artes en nuestro país, a un hombre que, como escribiera Gustavo Arnstein, dividió el transcurrir del teatro venezolano en antes y después de…, otorgarle un Doctorado Honoris Causa, repito, es sólo un acto de justicia.

La profesora Mariantonia Palacios es directora de la Escuela de Artes de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba